domingo, 20 de mayo de 2018

Fajardo, el matemático


(Esta nota la publiqué en la edición 466 de Vivir la UNABen circulación desdel 18 de mayo de 2018)


“No olviden que Fajardo es la opción”, manifestó entusiasmado el candidato presidencial por la Coalición Colombia (conformada por el Polo Democrático Alternativo, la Alianza Verde y el movimiento Compromiso Ciudadano) al concluir su participación en el ciclo de “Foros para la democracia” llevado a cabo el pasado viernes 20 de abril en el Auditorio Mayor ‘Carlos Gómez Albarracín’. Luego tres centenares de personas, la mayoría jóvenes, lo rodearon para tomarse una foto y alentarle con el grito de “¡Un profesor!, ¡un presidente profesor!”.

Sergio Fajardo Valderrama estuvo una vez más en la Universidad Autónoma dBucaramangcon su vestimenta característica de camisa blanca, bluyín sin correa, zapatos informales de gamuza y cabellera abundante. Esun matemático de profesión que ha incursionado en la administración pública siendo alcalde de Medellín (2004-2007) y gobernador de Antioquia (2012-2015), lanzándose en 2010 como fórmula vicepresidencial de su colega Antanas Mockus, y en esta ocasión haciendo dupla con la senadora Claudia López Hernández. Fue columnista de los diarios El Espectador y El Mundo, subdirector de El Colombiano, además de registrar una descollante carrera como profesor en las universidades Nacional y de los Andes.


A punto de cumplir 62 años de edad este mes de junio, vino a la UNAB acompañado por su esposa, la psiquiatra Ana Lucrecia Ramírez, y por el senador electo Leonidas Gómez, para atender las preguntas que durante una hora y treinta minutos le formularon los docentes Wilson Javier Sandoval, Juan Carlos Ordóñez y Juan Carlos Gutiérrez Tibamoso.

Empezó refiriéndose a su plan de desarrollo para el que convocaría a las universidades públicas y privadas, a los empresarios y a la clase parlamentaria para discutir públicamente con presupuesto en mano cuáles son las obras de infraestructura prioritarias para Santander y Colombia. Por eso no se comprometió con vías y responsabilidades específicas, pero sí habló del escándalo generado por los sobornos repartidos por la constructora brasileña Odebrecht para decir por qué no están funcionando la navegabilidad del río Magdalena y la Ruta del Sol, ejemplos de la corrupción que ha campeado en Colombia y que se ha apropiado indebidamente de cerca de 50 billones de pesos, según cifras de la Contraloría General. “Yo puedo prometer aquí todas las vías y si no hay plata, entonces después la gente queda contenta pero termina con una frase que es muy oída en este país: ‘todos son iguales, prometen y no cumplen, todos son ladrones’. Eso no es cierto, pero casi cierto. Ese es el reto que nosotros tenemos”.


Explicó que por llevar a cabo esa labor de una forma seria es que como gobernador de su departamento pudo implementar un plan de trabajo en los 125 municipios, “en el que todo el mundo sabía qué estábamos haciendo en cada municipio, cuáles eran los recursos, por qué hacíamos este acueducto o esa vía terciaria sí y esa otra no, y no para pagarle un favor al alcalde para que fuera a su finca. Así es como se gobierna y esa manera de gobernar es la que cambia las cosas”. Desde su punto de vista, lo primero que debe garantizar un presidente es que no se roben un peso más, porque todo dinero que se pierde se lo están quitando a las escuelas, hospitales y carreteras. Aprovechó la ocasión para sacar pecho por los logros de su gestión como “Medellín, la más educada” y “Antioquia, la más educada”, comprendiendo bajo ese conceptos no solo la educación como tal sino también ciencia, tecnología, innovación, emprendimiento y cultura, no para mejorar puntualmente en matemáticas sino para cambiar la mentalidad de las personas y transformar la sociedad, disminuyendo de paso la deserción estudiantil y formando más maestros.

De la misma forma que está convencido que todas las comunidades colombianas deben contar con agua potable, considera que el Internet es una necesidad urgente, sumando recursos municipales, departamentales y nacionales. “Hay que garantizar que la gente participe, no necesariamente en la construcción, pero sí por ejemplo en el diseño y que esté involucrada en lo que está pasando allí. La comunidad es la que mejor cuida los recursos y entre más ojos vean menos chance hay de que nos sigan robando”, manifestó.


La ampliación de sus propuestas está en las 195 páginas de su libro “El poder de la decencia. Ideas sensatas para un país en busca de confianza”, en el que advierte que en él “no hay un vano ejercicio de optimismo, sino un pensamiento que enlaza el rigor de la lógica matemática con la capacidad para crear conexiones entre ciudadanos de carne y hueso. Hay coherencia y sentido común o, lo que es lo mismo, no hay soluciones fáciles ni demagogia”.

“La corrupción se derrota de múltiples formas: la más importante es votando para ver a quiénes elegimos. Porque la corrupción entra por las elecciones y de eso que no nos quepa la menor duda. Todos esos que tenían que ver con Odebrecht, hay que saber que esa empresa aporta y después cobra. La corrupción es como una cortina negra y detrás están negociando, mientras que transparencia es que no hay ninguna cortina y estamos discutiendo de cómo van las cosas. Que se vean y que cada quien pueda preguntar dónde está la plata”, acotó.


Explicando a sus interlocutores que le exigían ser concreto,que para ello debía elaborar sus respuestas –saliéndosele todo el tiempo el profesor que lleva por dentro–, Sergio Fajardopasó al tema de las relaciones con Venezuela y con contundencia aseveró que: “La primera obligación de Colombia es denunciar ante la comunidad internacional la dictadura del siglo XXI del señor (Nicolás) Maduro, y dictadura significa que se han violado todos los procedimientos de la democracia. Nosotros como país tenemos una obligación ética y solidaria con el pueblo venezolano, porque sabemos de los millones de colombianos que se fueron a vivir a ese país porque había riqueza y desde allí mandaban los recursos para mantener a sus familias en Colombia. Además muchos de los que están viniendo ahora a nuestro país debido a la crisis humanitaria, son de origen colombiano. Debemos ser solidarios con todos ellos”.

Pasando al tema del medioambiente y los proyectos de explotación minera, Fajardo Valderrama enfatizó sobre la principal fuente hídrica de Bucaramanga y el área metropolitana,  que “no debe haber minería en Santurbán, es un páramo y está protegido”, agregando que hay que buscarles una ruta de transición a las comunidades y determinar los proyectos sustitutivos donde se vaya a intervenir y pensar en aspectos como el pago por servicios ambientales, que tendrá que salir del bolsillo de los habitantes de la capital santandereana y de los grandes consumidores de agua. Aclaró que los páramos son ecosistemas tan frágiles que hay que analizarlos de manera integral por encima y por debajo de la línea imaginaria que finalmente se determine, anotando que está de acuerdo con las consultas populares.


La paz y los acuerdos logrados en Cuba por el Gobierno de Juan Manuel Santos con la guerrilla de las Farc también fue un capítulo planteado en el foro. “Yo voté por el Sí y volvería a votar por el Sí. De eso no tengan ninguna duda. Es mi convicción profunda que tenemos que construir la paz en Colombia. Ahora, se han cometido errores en ese proceso y el primero es que durante cuatro años se estuvo negociando en La Habana bajo la premisa de que no había nada acordado hasta que todo estuviera acordado, pero nunca en Colombia se nos hizo una pedagogía cívica acerca de qué significa la paz, qué es resolver conflictos o qué tratamiento se les debe dar a las víctimas. Al final nos dijeron que bajáramos de Internet el documento para estudiarlo, y mire el resultado: que ganó el No”. Fajardo confía en una negociación con los comandantes del Ejército de Liberación Nacional (Eln), pero recalca que hay que ponerle un límite de tiempo.

La racionalidad por un lado, y el exceso de cautela a la hora de ‘lanzarse al agua’ por el otro, son dos de las principales características de Fajardo Valderrama, pero asegura que por encima de lo que pueda suceder con la captura de ‘Jesús Santrich’ –y que si es hallado culpable de narcotráfico debe ser condenado ejemplarmente–, “los acuerdos de paz es ponerle fin a cincuenta años de guerra, de muertos y de cadenas, y lo que estamos haciendo es superar eso”.


El candidato presidencial ‘paisa’, que figura en tercer lugar de las más recientes encuestas detrás del derechista Iván Duque Márquez y del izquierdista Gustavo Petro Urrego, aspira a que el 7 de agosto del año 2022 entregue el poder a su sucesor, convirtiéndose en rector de una universidad para trabajar con los jóvenes emprendedores, buscándoles oportunidades dignas de trabajo con el apoyo del sector empresarialy enfocándose al desarrollo regional, para que al terminar sus estudios no queden en el aire.

Fajardo se mostró partidario de liquidar el programa ‘Ser pilo paga’, respetando los derechos de los actuales beneficiarios, “porque cubre un número reducido de estudiantes con un presupuesto extraordinario (800 mil millones de pesos al año), y eso desde la perspectiva de la inversión de la sociedad en la formación de las personas termina siendo una forma limitada de intervenir con un grupo de personas muy buenas pero con una cantidad de recursos que nos permitirían atender a un montón de personas en una sociedad que tiene la necesidad de ampliar, y ese es uno de los retos, la cobertura de la educación superior y de la educación superior pública”. Lo denomina “Plan Educación Colombia”, para lo cual convocará a la comunidad internacional y a los ‘cacaos’. “En el planeta entero van a ver a Colombia no por la serie de Netflix con uno que viene de la tierra que yo vengo, sino por ser el país que le apostó a la educación contra toda esa violencia, y yo voy a ser el presidente de ese país”, apunta.


Por último, comentó que de cada diez personas que están en edad de jubilación solamente dos reciben la pensión y el desafío es pasar a diez formalizando la economía para que esos colombianos puedan cumplir con sus aportes. Y por nada del mundo subiría la edad para pensionarse, que hoy día es de 57 años para las mujeres y 62 años para los hombres. En eso se comprometió con su ‘nuevo amigo’ el senador Jorge Robledo y lo reiteró en la UNAB.



sábado, 19 de mayo de 2018

Richie Flores, el conguero más rápido del mundo


(Esta nota la publiqué en ledición 466 de Vivir la UNAB en circulación desdel 18 de mayo de 2018)

El día que Richie Flores no ensaye al menos tres horas es porque está postrado en una cama. De resto, este puertorriqueño considerado como el conguero más rápido del mundo vive y muere por ese instrumento de percusión que le ha permitido tocar con Rafael Cortijo, fundador del Gran Combo de Puerto Rico, compartir tarima con Héctor Lavoe e Ismael Rivera y deleitar en la propia Casa Blanca al por esos días presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, para solo referenciar unos cuantos de sus logros.

¿Pero qué tiene que ver Flores con Bucaramanga o por qué razón estamos hablando de él? Sencillamente a que en la noche del pasado 17 de abril se presentó en el Auditorio Mayor ‘Carlos Gómez Albarracín’, sin que muchos se dieran por enterados.


Invitado por la Fundación Artenor, de Cúcuta, y el Programa de Música de la Universidad  Autónoma de Bucaramanga (UNAB), Flores sostuvo una animada charla con el periodista Giovanni Pava, quien logró sacarle lágrimas desde el primer minuto cuando proyectó fotografías en blanco y negro de su infancia mientras su padre le enseñaba a un hermano mayor y el niño Richie miraba con atención para pronto convertirse en el prodigio que es cuando está frente a cinco tumbadoras y a una velocidad inusitada le arranca las más variadas tonalidades y sonidos a este instrumento membranófono de origen africano sin el cual la salsa y el merengue no tendrían razón de existir.

Flores se emocionó al ver esos recuerdos del álbum familiar tanto en su tierra borinqueña como en Nueva York, ciudad en la que en un incendio falleció su madre cuando éste apenas tenía cuatro años de edad. Dando saltos de negativos trajinados a videos descoloridos, y con la sencillez que caracteriza a quien a toda hora está agradeciendo a Dios, Richie contó que ha formado parte de agrupaciones (en concierto o grabando discos) con Israel López Cachao –inventor del mambo–, Eddie Palmieri, Tito Puente, Óscar De León, Ray Barreto, Servando y Florentino, Gloria Estefan, Roberto Roena y Don Omar.


Sin embargo, su sueño hecho realidad fue tocar las congas en “La negra tiene tumbao”, con el cual la cubana Úrsula Hilaria Celia Caridad Cruz Alfonso, más conocida como Celia Cruz o “La reina de la salsa”, ganó sus dos primeros premios Grammy.

Pero una cosa es narrar sus experiencias y otra hacer sonar esos instrumentos catalogados en la escala de agudos a graves, empezando por requintos y quintos, y pasando por el macho, llegando a la hembra y terminando en la retumbadora o mambisa, reconocida porque es la que tiene el cuerpo más ancho de todas.

En ese campo de la demostraciónRichie Flores acabó de deslumbrar a los pocos estudiantes, profesores y músicos de la ciudad que se inscribieron en la clase magistral que les dictó haciendo caso omiso del reloj e incluso quedándose sin comer, porque a la hora de la culminación (10:15 pm) y mientras recogían los instrumentos, el restaurante donde le esperaban ya estaba cerrado.


Empezó por revelar sin mezquindad sus ejercicios de calentamiento y narrar detalles de su rutina diaria que incluye cocinar, jugar baloncesto, ir al cine, caminar por la playa e incluso combinar su gorra con el bluyín roto, la camiseta y las gafas adecuadas para esta ocasión.

Acompañado por una agrupación de docentes, graduados y alumnos, Flores fue calentando motores, elevando su vuelo y en menos de un abrir y cerrar de ojos se convirtió en la turbina de un bombardero. La velocidad de sus manos alcanzó niveles insospechados, mientras los asistentes se codeaban, grababan con sus celulares e incluso se preguntaban si lo que ellos hacen al menos le da por los tobillos. Más parecía una sesión de hipnotismo en la que Richie se sollaba -como dicen los músicos en su argot- y el público entraba en trance.


Pareciendo un aprendiz, daba un golpe, dejaba pasar un segundo y luego otro golpe. Repetía para que todos se fijaran en lo que hacía y posteriormente se iba desdoblando como si alguno de sus ancestros bantúes se apoderara de su mente y de sus manos. Y de su corazón, porque Flores toca con el corazón y así asegura que hay que hacerlo.

Como alma que lleva el diablo y cuando nadie lo sospechaba, de repente congelaba sus movimientos, pedía más agua sin gas, apuraba un sorbo de café o se secaba el sudor con una servilleta. Y seguía adelante. Entonces invitaba no solo a que le formularan preguntas, sino a que también se subieran a tocar bajo su tutela, como si fuera tan fácil seguir los pasos de este superdotado.


Venía otra pausa para recomendarles que además de necesario, no les debe dar pena usar el metrónomo que les indica el pulso o tiempo de las composiciones musicales. Como una especie de Usain Bolt de la percusión, Flores otra vez se aceleraba, haciendo muecas, frenando en seco, diciéndoles “sencillo, ¿no?”, y con espontaneidad pero también con franqueza advirtiéndole a un voluntario que su arranque parecía más bien el de los pasos que da Pedro Picapiedra para arrancar su troncomóvil. Sugiriendo entonces que de lo que se trata es de no parar de ensayar y luego innovar, poniéndole su sello personal a cada presentación.

Impronta que dejó con la boca abierta a los asistentes cuando les mostró en qué consiste ‘la hélice’, su más reciente creación en la que cruza las manos y registra una velocidad que difícilmente una sofisticada cámara fotográfica puede congelar.


“Familia”, así les decía a sus colegas, extrañando que las congas que le consiguieron no fueran de la marca Pearl, que él representa. Soltaba entonces una crítica a los gobernantes del mundo que se empecinan en llevar el planeta al borde del colapso, volvía a inspirarse en el creador y hasta con un dedo hacía sonar las tumbadoras. La improvisación continuó hasta que los organizadores le recordaron que debían madrugar para viajar a Cúcuta. Esta fue la única excusa que sirvió para que se quedara quieto el conguero más rápido del mundo, que se gozó la clase como si realizara una prueba para ser fichado por Emilio Estefan y Andy García.

La gracia de Richie, si las anteriores no fueran suficientes, es que hace del ejercicio más complicado una tarea de infantes, y como en la propaganda de los conejos de Duracell, tiene energía y talento para largo rato. “La música es para alegrar la vida y sin ella no existiríamos. Es una medicina de Dios”, me dice, mientras César Grimaldos apaga las luces del Auditorio pero el eco de las congas sigue retumbando.


martes, 1 de mayo de 2018

Humberto De la Calle, un liberal que no da su brazo a torcer por la paz

(Esta nota la publiqué en la edición 465 de Vivir la UNABen circulación desdel 20 de abril de 2018)

Humberto de la Calle Lombana camina por la cuerda floja de las encuestas, en las que lo máximo que ha marcado es un escaso seis por ciento de favorabilidad. Sin embargo este abogado liberal nacido el 14 de julio de 1946 en Manzanares (departamento de Caldas) sigue dispuesto a dar la batalla por la Presidencia de la República, con el propósito central de consolidar los acuerdos con la antigua guerrilla de las Farc y que Colombia logre consolidar la paz.


Como experimentado negociador en procesos Gobierno-Subversión, su pellejo ya está curtido y por más que periodistas y críticos intenten sacarlo de casillas no lo logran. Ni siquiera la guerra interna que hay en su Partido Liberal, cuyos ‘caciques’ en lugar de apoyarlo decididamente están más preocupados por ver a qué otro candidato con mayor opción se arriman y qué tajada pueden sacar, imitando la actitud que por décadas ha caracterizado a sus rivales conservadores.

De la Calle estuvo en la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB) el pasado viernes 6 de abril como invitado a los “Foros para la democracia”, abriendo el ciclo de aspirantes en esta recta final cuya primera vuelta se cumplirá el domingo 27 de mayo próximo. Su llave a la Vicepresidencia es Clara López Obregón, economista bogotana que se ha desempeñado como ministra de Trabajo y alcaldesa encargada de la capital colombiana, obteniendo cerca de dos millones de votos cuando en 2014 se lanzó como candidata presidencial por el Polo Democrático.

De la Calle es un hijo de la violencia en Colombia. A temprana edad tuvo que huir de su tierra natal por causa de la guerra. “Sus triunfos son los logros de un docente de provincia. Estudió en una universidad pública, donde fue un empoderado de la causa: al punto que lo detuvieron en diversas ocasiones por velar por una educación pública de calidad”, expresa su página oficial.

Con la fuerza del ‘No todo vale’, dice que sueña con un país de oportunidades, que ataque la corrupción y lleve seguridad, educación, salud, justicia, gobierno y democracia a cada rincón de Colombia: “Un país donde quepamos todos”.

Otra de sus cartas de presentación es el extenso recorrido que lo ha llevado de ser juez municipal a magistrado de la Corte Suprema de Justicia, registrador nacional, representante del Gobierno ante la Asamblea Nacional Constituyente del 91, ministro de Gobierno, embajador en Reino Unido, España y la OEA, vicepresidente de Colombia del 94 al 96 –cuando le pidió a Ernesto Samper Pizano que renunciara debido al escándalo del llamado ‘Proceso 8.000’–, y de 2012 a 2016 como jefe del equipo negociador Gobierno-Farc.

De la Calle atendió los interrogantes de los profesores Wilson Javier Sandoval Montañez, Xiomara Karina Montañez Monsalve y la directora de Vanguardia Liberal, Diana Saray Giraldo, y esto fue lo que dijo–entre otros asuntos– sobre infraestructura, medioambiente, lucha contra la corrupción y, por supuesto, su empecinado esfuerzo por avanzar hacia un país distinto.

Previamente el rector de la UNAB, Alberto Montoya Puyana, manifestó que con los Foros para la democracia” la Universidad ofrece a los estudiantes, docentes y administrativos la posibilidad de escuchar de viva voz las propuestas de los candidatos para que cada quien de manera libre y autónoma tome la decisión que considere más adecuada.

De la Calle empezó subrayando que no venía a pedir el voto ni aplausos efímeros, sino a reflexionar especialmente con los jóvenes, muchos de los cuales son escépticos o alérgicos a la política y a hacer valer su derecho a elegir. Se refirió entonces al atraso que tiene Santander en materia de carreteras, diciendo que a pesar de la ubicación estratégica del departamento, paradójicamente ha quedado marginado de los grandes desarrollos que se han visto en otras regiones, además de circunstancias fortuitas en los cierres financieros y escándalos como el de Odebrecht. “Hay que aplaudir la consecución de las vías 4G, pero ahora vamos a tener urgencias distintas: la clase dirigente colombiana se equivocó una y mil veces impidiendo la reforma rural. Lo que cometimos fue un acto de miopía enorme porque eso fue lo que contribuyó a perpetuarun conflicto que nació en el campo. Por eso la reforma rural es esencial y lo que quiero es priorizar las vías terciarias porque allí hay un desafío que es tanto o más importante que las vías 4G. Debemos desatascar la economía campesina, que en muchos casos es bastante productiva, y brindarle acceso a los mercados”.Entonces expuso que una obra fundamental para Santander y para Colombia es la navegabilidad del río Magdalena, porque hoy día vale más transportar un producto de Cartagena a Bogotá que de España a este país.

Se refirió a la búsqueda de energías distintas, a la tendencia mundial que llevará a la desaparición de los vehículos particulares como medio de transporte y al fracaso de los sistemas de transporte masivo no solo en Bucaramanga sino en Bogotá y otras capitales partiendo de los propios estudios de factibilidad. Admitió que es prácticamente imposible vencer a la fuerza fenómenos como el mototaxismo y se necesitan unas medidas sociales, reconduciéndolos e insistiendo en que el Estado debe continuar con el mejoramiento de los sistemas de transporte razonables y dignos.

En cuanto a las relaciones con Venezuela y la crisis generada por los miles de ciudadanos de ese país que han migrado a Colombia, sostuvo que hay que ser generosos y recíprocos con los venezolanos, recordando además cuando miles de colombianos buscaron futuro pasando la frontera. “La fuente de esto es (Nicolás) Maduro, que es un dictador y de eso no hay duda. Él está violando la Carta Democrática Interamericana y por lo tanto un cambio de régimen no solo es útil para los venezolanos sino también para la región. Lo que no me parece bueno es que se presione al Gobierno colombiano diciendo que ha sido mudo o no suficientemente macho, porque ese es un error y ese es el ‘papayazo’ que necesita maduro. El cambio tiene que ser por la vía del Derecho Internacional –porque lo que hay es una violación masiva de los derechos humanos- y por la acción multilateral. Colombia no debe dejarse provocar para acciones intrépidas unilaterales… y menos una aventura militar ni tampoco una invasión como piden algunos porque un Vietnam en Sudamérica nos acaba”, dijo. De paso calificó como desastrosa y vacilante la administración del anterior secretario de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, y se mostró partidario de una intervención humanitaria para la que hay condiciones pero implica riesgos si atiende a intereses económicos.

Demostrando sus conocimientos geopolíticos y su carácter, ratificó que no se arrepiente “de una sola coma” de lo acordado en La Habana (Cuba) entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc. “Lo hice con pleno rigor y responsabilidad. Soy solidario y tengo un agradecimiento con el presidente por haberme permitido una tarea que ha sido de las más enaltecedoras de mi vida, con todo y el palo que me han dado, pero eso es secundario. Yo cumplítambién una tarea a nombre de la sociedad colombiana para tratar de terminar un conflicto”. Por eso precisó que no pueden ponerlo contra la pared por las políticas de Santos, porque formalmente no hizo parte de su gobierno, “con el que tengo algunas afinidades y también diferencias”.

Agregó que está tranquilo con lo que hizo y que seguirá fervientemente ligado a la consecución de la paz en Colombia. “Lo que había que hacer era ahorrarle a Colombia sufrimiento, a riesgo de sentarse a hablar con unos criminales espantosos. Pues claro que lo son, aunque tampoco son los únicos… La paz es lo que tenemos que hacer ahora y no echar para atrás”. Los acuerdos con las Farc no se pueden reestructurar, acotó, “porque en el pasado cuando el Estado se ha echado para atrás lo que ha hecho es reabrir frentes de violencia. Lo que hay es que seguir para adelante”. Y les informó a sus interlocutores que Colombia es el único país del mundo que a través de leyes empezó a reparar antes de terminar la guerra con el desafío enorme de ocho millones de víctimas.

Con respecto al Páramo de Santurbán, recalcó que “en un esquema de protección del ambiente la respuesta tiene que ser: no a minería en los páramos ni actividades de carácter productivo como desarrollos agrícolas, pero al ir a la realidad la delimitación no se ha podido hacer. Luego lo que hay que hacer acuerdos nacionales para que sea compartida la idea de que no es posible la minería de metales en los páramos, después un proceso participativo para lograr la delimitación a través de mecanismos técnicos. A partir de allí un compromiso para que se vuelvan lugares sagrados y por eso apoyo a los movimiento sociales que han defendido a Santurbán y lo que está pasando en otras partes. Soy partidario de las consultas populares y la voz de la comunidad tiene que pesar. No basta con decir eso es ilegal y darles la espalda”.

Acotó que: “Yo no le jalo al fracking a ciegas y no podemos embarcarnos en eso sin el conocimiento de la geología y de la posibilidad de daños”.

Sobrel tema de la corrupción, aseveró que todos los partidos políticos en Colombia han padecido problemas y el Liberal no puede negarlo. "Este sistema nos va a naufragar su seguimos por esta vía. Yo propongo renovar ese partido y los demás, porque tampoco es el único dueño de la corrupción". Entonces si es presidente, anuncia que acabará con la 'mermelada' y el que llegue a exigírsela, no solo lo denunciará sino que tendrá que volar de su vecindario.

“Yo tengo el suficiente talante para buscar soluciones para Colombia”, concluyó De la Calle y en calma se marchó.

lunes, 30 de abril de 2018

De la masacre de Vuelta Acuña a las tablas de la UNAB

(Esta nota la publiqué en la edición 465 de Vivir la UNAB en circulación desdel 20 de abril de 2018)


En esta Colombia de heridas profundas, la masacre de Vuelta Acuña sigue abierta.Ocurrió por allá un 12 de enero del año1984 en una vereda de Cimitarra (departamento de Santander) y pasó a los anales como uno de los primeros actos de barbarie cometidos por paramilitares en complicidad con agentes del Estado.

Algunos medios de comunicación tergiversaron los hechos y otros se dejaron meter los dedos en la boca por sus fuentes uniformadas. Lo cierto es que llegaron a afirmar, por ejemplo, que se trataba de la muerte de ocho subversivos, asegurando que “una patrulla contraguerrillera que adelantaba una misión de reconocimiento y de seguridad por el sector de Vuelta Acuña, estuvo a punto de ser emboscada por el XI Frente de las Farc, pero debido a la preparación y a la técnica empleada por la tropa se evitó la preconcebida masacre de militares”.


Sostenían, citando a un portavoz militar, que “las tropas incautaron abundante material bélico y de intendencia, así como propaganda subversiva y documentos del Partido Comunista”. Mientras que otro medio difería y acotaba que la matanza de los campesinos se atribuía a las Farc.

Pero allí, en medio de ese cruce de desinformaciones, en un ambiente hostil en el que los fusiles silenciaban al más valiente, estuvo la reportera Marbel Sandoval Ordóñez, quien se encargó de esclarecer este tenebroso capítulo de la historia del conflicto armado en Colombia. Años después (2006)publicaría con Hombre Nuevo Editores el libro “En el brazo del río”, en cuya tapa posterior la periodista bumanguesa Silvia Galvis (q.e.p.d.)consignó: “El cuerpo de Paulina Lazcarro nunca fue encontrado. Con esta frase sugestiva y categórica Marbel Sandoval abre su novela alimentada y nutrida en hechos siniestros y reales. Porque en “El brazo del río” trata de la masacre de hombres, mujeres y niños en el paraje de Vuelta Acuña, cerca a Barrancabermeja, a principios de los años ochenta. En esa medida este libro es más que la construcción de una ficción: es la reconstrucción de una historia verídica que la autora rescató del expediente judicial y de su propia memoria, pues ella ejercía –puede decirse sin caer en exageraciones– como corresponsal de guerra en esa zona del Magdalena Medio santandereano, asolada por las ferocidades de las Farc y de los ‘masetos’, mejor conocidos ahora como ‘paras’, o –sin ahorrar letras– paramilitares”.


“Con todo y que el tema esencial de esta novela –señala Galvis– es el abandono y la barbarie, “En el brazo del río” está cuidadosamente edificada sobre bellísimas y conmovedoras imágenes de amor y amistad, en un escenario desolador de ultraje y violencia. Y esta es una de las cualidades aventajadas de este libro: la combinación acertada de los elementos contrarios y aun contradictorios. La violencia y la poesía contrastan pero se complementan, como las luces y las sombras, en un lenguaje rítmico, vigoroso y fluido como el agua del río en cuyo fondo, quizás, quedó enterrado el cuerpo profanado de Paulina Lazcarro”.

¿Pero por qué hablar de este asunto en el año 2018 y además en la UNAB? Porque la Claudia Patricia Mantilla Durán, docente del Programa de Literatura Virtual, junto a las comunicadoras Helga Rocío Moreno y Diana Díaz, así como Walter Gómez presentaron el pasado 23 de marzo en el Auditorio Mayor ‘Carlos Gómez Albarracín’, con el Colectivo Diente de León y el auspicio de Bienestar Universitario de la UNAB, la versión teatral de “En el brazo del río”.


La adaptación corrió por cuenta del dramaturgo cubano Atilio Caballero, director del Teatro La Fortaleza, a quien conocieron hace dos años en Bucaramanga y le propusieron realizar un taller y ajustarla al escenario de las tablas. Ni Caballero ni Sandoval pudieron ver la presentación, pero la autora de la novela les dijo que viajará desde Madrid (España) a la Feria del Libro de Bogotá y aprovechará para asistir a la presentación que Diente de León hará el 28 de abril en el Museo de Arte Moderno de Bucaramanga.

Durante 59 minutos Claudia Patricia encarnó los personajes de Sierva María, Isaura (mamá de Paulina) y la bruja, mientras que Helga hizo de Paulina y de bruja, Diana de Fidelina (abuela de Paulina), niña de la escuela y bruja, y Walter de papá, cura y verdugo. El profesor de Artes Audiovisuales, Manuel José Jaimes, y Anderson Díaz se desempeñaron como asistentes de dirección, con una incipiente iluminación y música rock y metal de fondo.


“Quisimos hacer un reconocimiento a las víctimas de la violencia en el Magdalena Medio. En este caso a dos niñas que les tocó crecer en ese ambiente de guerra, y también a los desaparecidos. Esta es la memoria de un episodio violento que ojalá jamás de repita en Colombia”, manifestó Mantilla Durán, subrayando que la obra es una mezcla de periodismo basado en hechos reales y de ficción.

Pudieron haberse conformado con ensayar y presentar una obra de esas en lo que todo es en broma y al final el público se marcha convencido de que está viviendo un cuento de hadas en un país en  el que todo  es color de rosa, pero como dijo Marbel Sandoval cuando en 2006 la entrevistó Diego Olivares para Vivir la UNAB y le preguntó por qué no dejar en el olvido un hecho como la masacre de Vuelta Acuña, “porque no podemos perder la memoria. Si lo hacemos, lo perdemos todo. La literatura es una manera de contar la historia y tener memoria es una forma de no repetir la historia”. Y el teatro hecho en la UNAB también, esta vez rindiendo un homenaje a Honorio, Jesús, Óscar, Carlos, Isaura, Beatriz, Cruz Elena y ‘Juancho’, los campesinos acribillados a las 7:30 de la mañana de ese gris 12 de enero de 1984, cuando les sacaron los ojos, les arrancaron la lengua, les echaron ácido y los remataron a balazos.


viernes, 23 de marzo de 2018

Leonidas Gómez, el ‘león’ socorrano que dará la batalla por el Páramo de Santurbán



A nombre del Polo Democrático Alternativo, este empresario les aruñó 84.821 votos a los ‘caciques’ convirtiéndose el pasado 11 de marzo en una de las figuras a nivel nacional por las ideas que defiende. Como colaborador de Vanguardia Liberal escribió columnas como la titulada: "Tendremos uranio radioactivo hasta en la sopa si no detenemos a Minesa". En esta entrevista que publiqué en el Periódico 15 -UNAB Bucaramanga- Gómez anuncia que regalará su sueldo de senador, dice que no odia a las Farc y confiesa que hay periodistas locales que lo están chantajeando porque no les dio publicidad.

Leonidas I, rey y león de Esparta, pasó a la historia como el guerrero suicida cuya cabeza fue ensartada en una estaca por los persas después de la derrota de los griegos en el paso de las Termópilas. Luego de 2.498 años, su tocayo de apellidos Gómez Gómez irrumpió en el panorama político nacional como el candidato con el número 19 en el tarjetón del Polo Democrático, obteniendo 84.821 votos y el derecho a posesionarse el próximo 20 de julio como senador de Colombia, aunque su salario se los regalará a sus paisanos más jodidos.

Los medios de comunicación lo catalogan como una de las revelaciones de estos comicios, aunque ya existía el precedente de los 230.920 votos que sacó en 2015 cuando soñó con ser gobernador de Santander a nombre del movimiento Dignidad Santandereana y perdió la pelea con Didier Alberto Tavera Amado, recomendado de Horacio Serpa Uribe.

De joven fue teatrero, para luego incursionar en la industria del calzado vendiendo pegante para calzado a los fabricantes del barrio San Francisco y organizando el gremio en Asicas. Desde hace largo rato su nombre se asocia con la actividad turística, especialmente por impulsar la práctica del canotajen an Gil y por su proyecto Acuarela, ubicado en la Mesa de los Santos, donde en 1991 un comando de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar lo secuestró.

Es uña y mugre del senador Jorge Enrique Robledo y no le da pena reconocer sus orígenes en el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (Moir), aunque aclara que no es izquierdista, mucho menos maoísta y en ningún caso un subversivo.



Este Leonidas de la actualidad no es un guerrero de lanza y escudo, sino un socorrano de 70 años de edad, hijo de dos profesores: ella -Carmenza- descendiente de terratenientes y conservadora como el azul de metileno, mientras que su padre -Abdías- liberal hasta los tuétanos. “Nunca se pusieron de acuerdo en los temas de la política y en mi casa se peleaba al desayuno, al almuerzo y a la comida. Yo nací fatigado de eso, y más encima soy modelo 48 cuando mataron a (Jorge Eliécer) Gaitán y tengo la edad de La Violencia”, manifiesta. De ahí que insista en que “los colores partidistas no nos pueden seguir dividiendo sino que ahora nos tienen que unir son las grandes causas, independientemente de quién las abandere, porque estamos cansados de la guerra y queremos superar esa etapa”.

El día que el cura lo bautizó Leonidas por decisión de su papá que enseñaba historia y se daba paseos por la mitología, su madre lloró desconsolada y dijo: “Se tiraron al chino con ese nombre tan feo”. Como concesión le pusieron un nombre compuesto, ella se inspiró en el apóstol Pedro y eso compensó su dolor. Para su consuelo, Pedro Leonidas es de los que creen que el nombre no hace a las personas sino que estas hacen su nombre. Razón por la cual le devolvió a la Asamblea de Santander la Orden Luis Carlos Galán que le dieron como empresario, al considerar que su paisano Alejandro Ordóñez Maldonado no se la merecía.

¿84.821 tamales? ¿84.821 mercados? ¿84.821 despistados? ¿Quiénes votaron por usted?

Los indignados. La gente que ha venido estableciendo la diferencia entre la politiquería tradicional de los que se hacen elegir, voltean la espalda y se van es a delinquir para enriquecerse sus bolsillos con el erario popular; y los que hemos decidido servir con absoluto desinterés para retribuirle a la sociedad lo que ella nos ha dado. No soy un político sino un empresario motivado al logro, que quiero ver cosas de tocar, que las quiero de calidad, que sean baratas y rápido.

Jorge Alberto Gómez Gallego es nuevo representante a la Cámara por Antioquia, usted senador por Santander y Robledo la tercera votación más alta a nivel nacional. ¿Esto significa que los ‘dinosaurios’ del Moir y la Juventud Patriótica (Jupa) no se han extinguido o que el país sigue estando en manos de terratenientes contra los cuales hay que luchar?

Pienso que Robledo tiene méritos propios para mantenerse vigente y sorprendió con una votación espectacular (226.099). Gómez es de Medellín y también es un hombre que se mantiene vigente (29.104 votos). No los considero ‘dinosaurios’ sino personas que están renovando la política y han sabido ganarse el aprecio, sobre todo de los jóvenes universitarios.

¿Donará los 31,3 millones de pesos de sueldo como senador tal como prometió si lo elegían gobernador o la cifra es tentadora y mejor no hablemos de eso?

Yo apoyé el referendo anticorrupción de Claudia López para bajarles a la mitad el salario de los senadores y voy a destinar mi salario a causas sociales. Por ejemplo, ya le ofrecí a una asociación de adultos mayores de Barrancabermeja que no tienen dónde hacer sus ejercicios y el alcalde les dio un solar pero lo tienen que techar. Ellos calcularon que con 30 millones podían hacer una ramada. Entonces mi primer cheque es para ellos. Y de ahí en adelante voy a utilizar mi salario para apuntalar procesos de carácter social. No me las voy a dar de rico, pero tengo de qué vivir y no quiero causarle una erogación al Estado. Como de todas maneras me va a llegar ese salario lo voy a destinar a cosas que el Estado tiene desamparadas, pero tienen que ser muy puntuales. Espero nunca tener que hacer uso de ese sueldo a nivel personal, sino que con la mayor generosidad lo voy a poner al servicio de las causas que estoy impulsando.

¿Y lo mismo con los pasajes aéreos y vehículos que le asignen?

Espero nunca viajar en primera clase y si los vehículos oficiales que me van a poner son carros blindados, me parece que hoy en día no lo defiende a uno un carro blindado. Los conductores de taxi me han dicho que ellos son mi seguridad y que por donde quiera que vaya estarán pendientes de con quién voy. A ellos sí les creo. Fíjese que a Rodrigo Londoño (‘Timochenko’) con carro blindado de nivel cinco le pusieron una bomba y casi se lo llevan. No tengola percepción de que me quieran hacer daño, porque todo el daño que me querían hacer ya me lo hicieron. Me siento por encima de esas preocupaciones y lo único que no tengo es miedo.

¿Y enemigos?

Enemigos tampoco, pero me los puedo ganar porque hemos venido hablando de hacer un equipo parlamentario por Santander, pero eso es en abstracto porque a la hora de la verdad cuando los parlamentarios elegidos al Senado y la Cámara vayan a apoyar por ejemplo que los árabes nos sigan fracturando las montañas sagradas de Santurbán para envenenarnos las aguas por un vergonzoso 3,2 por ciento de regalías, yo no voy a estar de acuerdo con ellos. Y entonces ellos van a perder mucha plata porque seguramente la empresa Minesa les debe estar ofreciendo por debajo de la mesa todos los sobornos del mundo para que se pongan del lado de la voracidad por el oro, la plata, el níquel y el coltán. Cuando los políticos que representan los partidos tradicionales se pongan de acuerdo en seguir descuartizando a Ecopetrol para venderla por partes, van a encontrar conmigo una gran oposición porque no voy a dejar que vendan a Ecopetrol como vendieron a Isagen. Cuando los políticos haciéndole caso a la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) que con recomendaciones con carácter de imposición está exigiendo a Colombia que tiene que hacer una reforma pensional de los hombres y las mujeres a los 65 años y liquidar la mesada no con el promedio de los últimos diez años sino de los últimos veinte para que la gente quede mal liquidada y ganando una miseria, yo me voy a oponer a eso y habrá enfrentamientos. Pero como todo eso viene acompañado de ‘mermelada’ y todas esas vagabunderías en contra de los intereses ciudadanos no se hacen si no están  apalancadas por la corrupción, mi posición les va a quitar muchas prebendas a esos políticos tradicionales y entonces ellos seguramente me van a querer hacer daño. Ese es el momento en el que les voy a decir a los ciudadanos: ustedes me ayudaron a elegir, ustedes me tienen que ayudar a legislar y me tienen que ayudar a cuidar, porque yo soy de ustedes. No estoy en esto por mí, estoy es por la sociedad y ella me debe proteger. Y no hay el más mínimo poder humano de que me vaya a aislar o que deje de dar la cara, y si tengo que pagar con la vida el cumplimiento del poder, lo pago.



Además porque el que quiera buscarlo sabe que lo puede localizar en esta esquina del barrio de las Mejoras Públicas donde está su empresa, en su apartamento de la calle 42 con 31 o en La Mesa de los Santos.

Soy absolutamente predecible y una persona que no tengo esquema de seguridad y lo rechazo por naturaleza. Los estudiantes de las universidades, los empleados informales, las amas de casa, los trabajadores de la salud… todos ellos me van a cuidar. No tengo por qué esconderme, porque es que con el pretexto de esconderme no me puedo aislar de los ciudadanos. No me siento una revelación o un ser caído del cielo capaz de interpretar todas las necesidades y sentimientos. El discurso mío lo tienen son los ciudadanos y yo únicamente quiero ser su vocero. Si me desconectan de los ciudadanos quedo en cero. Necesito mantener eso a cualquier precio y corro los riesgos pero sin miedo.

¿Cuánto dinero se gastó en la campaña? ¿De dónde salió la plata: de una caleta en la biblioteca, de la mesa de noche donde tiene la caja menor, de la mochila…?

De mis ahorros personales. No me va a creer pero creo que me entraron tres contribuciones: una de 200 mil pesos, otra de un millón y otra de dos millones, de personas a las cuales no les pedí ayuda y vinieron espontáneamente a traerla. Soy una persona organizada y disciplinada, que vive relativamente cómodo con muy poco porque ya no vivo sino con mi mujer y mis hijos ya tienen su vida garantizada y los tres son productivos. Pienso que en vez de dejarle la herencia a mis hijos, se la estoy dejando al país y particularmente a Santander. Eso que le entregué en la campaña es una herencia en vida para la sociedad y si me van a retribuir algo por reposición de votos, yo sé que no es ni la mitad de lo que me gasté porque esas vallas que pusimos cuestan y la publicidad en los medios cuesta. Incluso tengo unos periodistas que me han amenazado porque no les dimos publicidad. Tengo periodistas haciendo un verdadero chantaje porque no alcanzó la plata y a ellos no les cabe en la cabeza que un hombre supuestamente rico no les haya dado todo lo que ellos querían y a todos los que querían. Los recursos son propios y son parte de la herencia que quiero dejarle en vida a mi país.

¿En cifras redondas cuánto sería?

Todavía no tengo estadísticas, pero sí creo que superamos los 500 millones de pesos.

¿Sus hijos son productivos? ¿O ‘emprendedores’ como ‘Tom’ y ‘Jerry’?

Mi hijo menor (Pedro Javier) es un PhD en Bellas Artes y lo tiene la Universidad de Bergen (Noruega) como el artista que promueve la facultad de performance en todo el mundo. Él es una celebridad mundial y uno de los cinco de su especialidad más destacados. A veces no sé en qué país está y de vez en cuando nos hace la concesión de venir a visitarnos. Como todos los artistas es ‘colando y bebiendo’, vive del sueldo que le da la universidad, sus obras las compran los museos y generalmente la universidad para la que trabaja se las dona a los museos. Mi hija (Patricia) se casó con un empleado de una multinacional francesa que compra productos orgánicos y con un subsidio que da Francia para apoyar el desarrollo de la agricultura orgánica él es el encargado en América Latina y África de venir a promover eso. Mi hija lleva tagua de Colombia a Francia y la vende para hacer collares y botones a los artesanos. Eso más que plata le produce satisfacciones. Con ella tengo dos nietas. Y Ariel, el hijo mayor, se quedó como gerente de Acuarela. Recibió eso como herencia un día y está más dedicado a la actividad deportiva de sus hijos. Mi nieto de 16 años tiene cuatro medallas de oro en Juegos Nacionales y dos medallas de oro en campeonatos internacionales, y otro nieto de 15 años que ya tiene medalla de oro en ciclismo de montaña. De manera que mis hijos son normales y no el clásico hijo de rico, porque entre otras cosas no me siento rico. Yo lo que tengo es mucho trabajo, pero no tanta plata como se cree. Eso se lo expliqué a los guerrilleros cuando me secuestraron, hasta que lo pudieron comprobar. Lo que tengo es proyectos grandes porque las cosas pequeñas me quedan grandes. No sé pensar en pequeño. Por ejemplo Acuarela es el proyecto turístico más grande del país, pero eso no quiere decir que sea el más rentable. Mis hijos son trabajadores y en conjunto con mi mujer (la exactriz chilena Ruth Egaña), con la cual ya vamos a cumplir 46 años de casados, son mi verdadero capital: la familia.

¿Sus 84.821 votos son los responsables de la ‘quemada’ de Bernabé Celis (Cambio Radical) y de Doris Vega de Gil (Opción Ciudadana)? ¿O ellos solitos se autodestruyeron?

Ellos hicieron méritos para que la gente los castigara y la gente ha sentido un gran alivio de saber que no fueron elegidos, aunque los otros que sí fueron elegidos representan la maquinaria y no se diferencian mucho de ellos.

¿Está preparado para sentarse en el Congreso al lado de Richard Alfonso Aguilar Villa, hijo del parapolítico Hugo Heliodoro Aguilar Naranjo?

Claro que sí y ya nos hemos encontrado. Incluso nos hemos dicho que estando en orillas tan opuestas, debemos hacer equipo por todo lo que podamos en lograr afinidad por Santander. Richard es un hombre lúcido y espero que él sepa establecer las diferencias. Yo sé que él va a apoyar el incremento de la edad para las pensiones, él va a respaldar la destrucción del Páramo de Santurbán, él va a apoyar el descuartizamiento de Ecopetrol y seguirá apoyando las importaciones que tienen destruida la capacidad industrial manufacturera y la producción agropecuaria y sé que está haciendo la política oficial, pero hay algunas cosas en las cuales nos vamos a poner de acuerdo para salvar a Santander. Por ejemplo, me encantaría ponerme de acuerdo con él para acelerar la rectificación de la carretera a Barrancabermeja para que después de cada aguacero no se desbarranque. O para que el Parque Nacional del Cacao se haga, pero no pretendiendo favorecer a uno u otro propietario de fincas, sino al municipio y los cacaoteros de San Vicente de Chucurí y que se haga con un criterio social ese parque. Me encantaría ponerme de acuerdo con él para que me ayudara a desarrollar el proyecto de turismo más grande por el río Magdalena que se llama Acuapetrol. Y si él me invita a que lo apoye en algunos proyectos que tengan sentido social, puede contar conmigo.



¿Por qué llegó a esta entrevista manejando un carro común y corriente y no en un Porsche? ¿Porque usted tiene plata para un Porsche o no?

No tengo plata para el Porsche. Mi carrito es un Suzuki de dos puertas que me encanta porque cabe por todas partes. Tengo otro de cuatro puertas. No voy a ocultar que soy una persona que tiene dos carros y dos casas, un apartamento en Bucaramanga y otra en la Mesa de los Santos. No me las voy a dar de rico, pero tampoco me las voy a dar de pobre. Soy una persona de clase media tirando a alta.

¿Dos carros, dos casas… dos señoras también, como cierto político caído en desgracia?

Yo he tenido estabilidad en el hogar y pienso que uno de los privilegios que le puedo ofrecer a la actividad política es el equilibrio emocional.

¿En su vida de teatrero este es el mejor papel que le ha correspondido interpretar?

Lo que pasa es que estoy interpretando mi propio papel. No estoy interpretando un papel distinto que no sea el mío. Cuando uno es actor representa la vida de otras personas. En la política estoy representando mi propia vida.

¿Usted se debe a Robledo o ahora con esta votación cuantiosa es Robledo y el Polo quienes le deben a usted?

Robledo me deja el listón muy alto en el Senado de la República y lo quiero emular para ser un buen senador que haga los debates que hace él, pero por cada debate que haga voy a presentar mínimo tres proyectos y tal vez en eso nos vamos a diferenciar. Soy una persona que como empresario me gusta presentar es resultados. Se necesitan los debates pero hay que abrir ventanas. Este país necesita sacar la cabeza para respirar. Necesitamos inspirar al país para demostrar que esto sí tiene arreglo, pero con cosas concretas.

¿Cuando admite públicamente que Robledo es su maestro es porque no niega a sus amigos o porque es ingenuo y se está exponiendo a que le digan que está hecho a la talla de él?

No, Robledo es amigopor dos motivos: por la arquitectura, porque él se ganó un premio en la bienal de Medellín con un libro sobre la arquitectura natural de Manizales, el bahareque y las construcciones primitivas, y yo soy especialista en construcción natural y techos verdes. Eso lo he estudiado en Europa y con los maestros tapieros. Entonces nos une la búsqueda de una arquitectura que combine lo ancestral con la arquitectura y la ingeniería modernas. Pero también nos unen los ideales por una nueva democracia. En Robledo he encontrado la persona que tiene más clara la necesidad de defender a los empresarios para poder dinamizar la economía y crear empleos de calidad. Él no se molesta porque le digan que es de izquierda. Yo sí me molesto porque me considero independiente y con propuestas alternativas. Le he dicho que acentuemos esa claridad. Nosotros no podemos declararnos ni de derecha ni de izquierda, porque en realidad somos independientes. Porque la izquierda está muy relacionada con los procesos que utilizan todas las formas de lucha y la violencia armada, y Robledo y yo siempre hemos estado en contra de eso, siendo yo víctima del peor de todos los secuestros que se han hecho en Colombia porque no fue tan largo como otros pero me dieron muy duro. Nosotros nunca podremos estar del lado de la izquierda. Considerémonos independientes y creo que él está de acuerdo con eso. Él sabe que tenemos estilos distintos, que utilizamos lenguajes distintos. Robledo es un gran ideólogo, yo soy un pragmático. Soy una persona como más de lavar y planchar. Él tiene más fundamentos teóricos y yo estoy más respaldado por la práctica diaria. He sido un rebuscador, porque me ha tocado trabajar desde los trece años. Seguramente mientras Robledo estaba en una universidad o como profesor 'comiendo' libros, yo estaba de mesero, de actor de televisión, en los parques pasando el sombrero o guerreándomela de una u otra manera. Yo he sido, como la mayoría de los colombianos, un rebuscador.



¿Pero a un tipo que de muchacho tiró piedra en la UIS le incomoda que le digan izquierdista?

Nunca fui a la UIS y yo no tengo título profesional. Salí bachiller y quería estudiar teatro. Me fui haciendo presentaciones de pantomima en los parques hasta Chile y cuando me matriculé en la universidad saqué el primer puesto en el examen porque ya tenía la experiencia que no tenían otros, pero a los tres meses me di cuenta que la facultad de teatro de la Universidad de Chile como estaba en ese momento no era lo que yo estaba buscando. Soy un tipo de principios y valores familiares, pero lo que allí había era un antro que me sacó corriendo. Entonces me fui a Argentina a estudiar psicodrama y hacer otras cosas. Desde entonces no he tenido la forma de sacar un título profesional. Me he dado el lujo de ser profesor incluso en posgrados de alta gerencia en varias universidades y de tener profesionales bajo mi mando sin ser profesional, pero es que me ha tocado aprender es en el libro de la vida. Esas han sido mis universidades.

¿Dentro de los puntos de unión con Robledo está la bronca que le tienen determinados sectores del Polo al candidato presidencial Gustavo Petro Urrego?

Sabe que eso no me preocupa. Soy muy amigo de Gloria Flórez Schneider (con 13.568 votos elegida como senadora por la lista de los Decentes), que fue secretaria del Interior de la Alcaldía de Bogotá y es una santandereana con la cual espero hacer equipo en el Senado de la República. Ella es una mujer equilibrada, valiente y sensata. Con Petro nunca hemos tenido amistad y con él no he tenido una relación directa jamás. Y mi candidato presidencial es Sergio Fajardo, no es Petro.

¿Pero aborrece a Petro?

No, yo no tengo contra él nada en particular.

Dado el caso de una segunda vuelta del uribista Iván Duque o Germán Vargas Lleras (Cambio Radical) contra Petro, ¿ustedes preferirían que el próximo presidente de Colombia fuera de derecha con tal de no reconciliarse con Petro?

Yo estoy convencido de que si Sergio Fajardo define las posiciones que no ha logrado definir hasta ahora, él en primera vuelta gana, y nos quitamos la preocupación que usted me está planteando para segunda vuelta.

Pero si usted está esperando que Fajardo asuma posiciones más firmes y se ‘lance al agua’, ¿eso no es como esperar que el Bucaramanga quede campeón de la Copa Libertadores de América?

Nos vamos a ir en una gira nacional haciendo la campaña de Fajardo, con Robledo, con Claudia López y quizás yo. Eso le va a ayudar a definir las posiciones que no ha logrado definir. Daniel Coronell en la revista Semana dijo que lo que a Fajardo le ha hecho falta es definir algunas cosas. En realidad no es que le haya hecho falta definirlas, sino que él las dice de una manera que parece que no las tuviera claras, pero sí, porque Sergio es un hombre contundente y coherente. Si acepta nuestra compañía para la gira de su campaña, vamos a estar al lado suyo dándole soporte a las cosas que el país está reclamándole que defina. Él tiene que definir su posición por ejemplo frente a las EPS o frente a las importaciones de alimentos, porque están trayendo 14 millones de toneladas al año que han acabado la ganadería y los cultivos. Tenemos que definir claramente la política de importación de biodiesel para proteger a los cultivadores de palma africana, y de etanol para proteger a los cultivadores de caña de azúcar. En eso creo que Sergio va a ser cada vez más receptivo. Él ya aclaró que durante su gobierno no se va a extender la edad para las pensiones. Es que también cuando uno está expuesto a tantísimas presiones a veces querer estar bien con el uno y con el otro es muy difícil. El país está reclamando las definiciones que Fajardo debe estar en este momento considerando y que va a precisar. La posición contra la megaminería sí que la tiene muy clara.

¿Usted es un millonario que puede darse el lujo de ser contestatario? ¿Es un empresario al que de vez en cuando le preocupan los pobres? ¿Un egocéntrico del calibre del alcalde Rodolfo Hernández Suárez? ¿Ninguno de los anteriores?

Yo soy un empresario indignado. A los empresarios nos están expropiando por la vía de los impuestos. Hacer empresa en este país se volvió un acto subversivo porque es en contra del Estado, que tiene políticas claramente definidas para impedir que hagamos empresa. El Estado debiera sentirse satisfecho de que los empresarios creciéramos para generar una economía y empleos de calidad, y no nos deja. En un hotel uno paga hasta el 70 por ciento de impuesto de renta. Todas las ventajas se las están dando a las multinacionales extranjeras. Para los que estamos arando con las uñas no hay las ventajas que hay para los de afuera.



Una de sus principales banderas ha sido la defensa del agua y del Páramo de Santurbán, ¿coincide usted con Petro en que tendrán que fusilarlo porque no permitirá que las multinacionales mineras se lleven el oro y la plata?

Una expresión tan extremista no cabe en mi cabeza. Yo tengo una posición más radical que incluso que la de Petro y que de la mayoría de los ecologistas, porque soy partidario que en las montañas de páramo la línea de protección contra la megaminería debe ir hasta la base. Donde hay páramos para que no se rompa el ciclo de la evapotranspiración no puede haber en ninguna parte megaminería, pero sí se debe respetar de cierta línea de protección hacia abajo la producción tradicional artesanal. Porque es que junte usted todos los mineros por tradición y todos los cultivadores de cebolla, haba, curuba, toda la gente del páramo, y el daño ambiental que ellos hacen en diez años lo va a hacer Minesa en un día, esa es la diferencia. Y no me cabe en la cabeza que se vaya a criminalizar a las personas que han heredado esas tradiciones para entregarle en bandeja a las multinacionales extranjeras. Defiendo la gente nuestra. De manera que hay dos líneas de páramo: una para definir el tratamiento que se le va a dar a los cultivadores nuestros, y otra línea para la megaminería que va hasta la base de la montaña. En ese sentido esta posición es mucho más avanzada que la de Petro y que la de la mayoría de los ecologistas.

¿Santander debe sentirse orgulloso de congresistas como el hijo de Alirio Villamizar, la esposa de Fredy Anaya, el hijo de Horacio Serpa Uribe y Édgar ‘El Pote’ Gómez Román’?

Avergonzados, porque estamos votando por nuestros verdugos.

¿Leonidas Gómez tiene rabo de paja? ¿Habrá algún capítulo escondido del cual tenga que arrepentirse?

Mi conciencia me dice que no, pero ahora que probablemente tenga algunos enemigos no se les haga raro que me quieran inventar algo en la época de las posverdades y de los testigos falsos. Tengo una ventaja y es que mi vida ha sido muy transparente. En el manejo de Acuarela han pasado 18 mil familias que saben qué es lo que yo hago. Todo lo hago de frente y nada a escondidas. En mi familia no hay una sola persona que haga algo malo y me vaya a poner en peligro. No tengo rabo de paja.

Como entendido en el tema del turismo, ¿el ‘Cristo con blower’ de Floridablanca –así lo bautizó Daniel Samper Ospina– y los avestruces de Panachi son la panacea o, por el contrario, un espejismo más que les metieron a los santandereanos?

Es un culto a la personalidad de una familia que se quiso inmortalizar utilizando los dineros públicos y que no han generado el desarrollo que eso hubiera podido producir si estuviera enmarcado dentro del criterio del turismo social incluyente que le da participación a la gente. Una vez construidos esos dos ecoparques, debemos ahora tratar de aprovecharlos porque sería peor si los abandonamos.

Al cabo de los próximos cuatro años como senador, ¿qué acuarela dejará pintada usted?

La acuarela es una pintura al agua. Mi madre era pintora y nos enseñó que la pintura al agua se presta para pintar paisajes. Y hay un poeta árabe que dice: “Tienes el pincel y los colores, pinta el paraíso y entra en él”. Siempre he pensado que la forma de pintar el paraíso es con agua. El 68 por ciento de los municipios de Santander no tienen acueducto propio. En municipios como Charalá que lo bañan los ríos Táquiza y Pienta, que se juntan para formar el Fonce, tienen acueducto dos veces a la semana y cuando usted abre la llave sale barro. Vamos a proteger las aguas superficiales de la contaminación que por ejemplo le está haciendo la empresa Rediba a la Ciénaga de San Silvestre, que es de donde toman agua los barranqueños, pero vamos también a proteger las aguas subterráneas que nos quieren contaminar con el tenebroso fracking. Vamos a defender las aguas sobre todo de Santurbán. La lucha de Santurbán la vamos a convertir en un parámetro nacional y mundial. Hoy en día Santander somos el referente en el mundo de la defensa de los páramos y ese es un orgullo que sabremos llevar.

¿Su inexperiencia legislativa es una desventaja? ¿Está preparado para que los mandamases del Congreso lo neutralicen con sus artimañas?

Me voy a asesorar, pero sí quisiera tener más experiencia. La voy a adquirir. Hay mucha gente de experiencia que está dispuesta a ingresar a la unidad legislativa conmigo y que no me van a desamparar. Por supuesto que estoy preparado para enfrentar a semejantes lobos feroces y mañosos. Aun así creo que voy a poder jugar un buen papel.

Porque ese es un bosque encantado en el que usted podría ser considerado una especie de Caperucita.

Quizás no tan ingenuo como Caperucita Roja, porque en la empresa privada y así como me he venido haciendo a pulso toda la vida uno aprende a defenderse y a ser recursivo. A mí cuando me cierran una puerta yo abro dos; cuando me cierran dos abro cuatro. Yo soy un huesito duro de roer.

¿Lamenta que su paisano Alejandro Ordóñez Maldonado se haya ‘chamuscado’ con la más baja votación de los cinco candidatos que estaban en consultas interpartidistas? ¿O le corre un fresco?

Se lo ganó. Alejandro Ordóñez quiso definirse como la derecha beligerante e implacable contra todas las tendencias modernizadoras y creo que recibió lo que se merecía: el rechazo de la opinión pública.

¿Qué les dice a quienes no dan un centavo por usted y por lo que pueda hacer en el Congreso?

Que esperen los resultados. Incluso los que no me votaron porque me vinculé con el Polo Democrático y consideran que era una traición, a ellos les voy a devolver la confianza y seguramente muchos volverán a creer. Voy a hacer las cosas bien, soy una persona motivada al servicio y asumo la curul del Senado como una vocación y quiero que sepan todos que conservo mi independencia suficiente como para no dejarme manipular ni dentro ni por fuera del Polo.

¿A raíz de su secuestro odia a quienes pertenecieron a las Farc y mañana serán sus compañeros en el Senado?

La prefiero haciendo política que echando balas. La prefiero haciendo campaña y no secuestros. Los que hemos padecido ese terrible flagelo celebramos que se hayan firmado con ellos los Acuerdos de La Habana, y hago votos porque se firmen en Ecuador los acuerdos con el ELN porque necesitamos reconstruir la paz y marchar por los senderos de la equidad social y la prosperidad.

En septiembre de 2015 el periodista Alberto Donadio escribió en El Espectador la columna “Censura contra Leonidas”, en plena campaña suya a la Gobernación de Santander.En ella decía que usted era el único de los cuatro aspirantes que no tenía nexos con presidiarios, expresidiarios, futuros presidiarios, parapolíticos o patibularios. También hablaba de su cuña radial que Caracol, RCN y Olímpica se negaron a transmitir y en la que usted decía: “Atención, noticias de interés general: Carlos Fernando Sánchez, patrocinado por parapolíticos e investigado por la Contraloría; Didier Tavera, arrestado el día de elecciones acusado de concierto para delinquir y homicidio; Holger Díaz, asociado con los implicados en el desfalco a Saludcoop”. ¿Hoy día mantiene ese punto de vista o ha cambiado de parecer con respecto a las tres personas allí mencionadas?

Los hechos me han dado la razón y yo competí con personas que no tenían hoja de vida sino prontuario. Incluso me preocupa mucho que el gobernador Tavera frente a lo que sucedió con el PAE (Programa de Alimentación Escolar) haya dicho que la secretaria de Educación actuó a sus espaldas y no se haya responsabilizado por ella, porque un gobernador nombra a los secretarios y les crea los lineamientos. No les entrega los despachos para que ordeñen las secretarías como si fueran un potrero en el que pueden entrar a hacer lo que se les dé la gana. Eso está todavía por aclararse, la responsabilidad de un gobernador frente al manejo del PAE, que después de tantas investigaciones y tantos escándalos todavía no se ha logrado subsanar ese manejo. Entiendo que Holger está inhabilitado y que Carlos Fernando está en la mira de la Fiscalía. Lo lamento muchísimo porque son grandes personas, pero se dejaron llevar de la política tradicional y el que se deja untar de eso tarde que temprano tiene que afrontar las consecuencias.