miércoles, 11 de julio de 2018

Manzur se mira al espejo

(Esta nota la publiqué en la edición 467 de Vivir la UNAB en circulación desde el 6 de julio de 2018)


David de la Trinidad Manzur Londoño podría estar disfrutado la bohemia del parisino barrio de Montmartre o viviendo en un penthouse de Nueva York con vista al Parque Central, pero prefirió echar raíces en Barichara (Santander), de la que dice que tiene el clima perfecto y la luz perfecta.

Nacido en el municipio de Neira (departamento de Caldas), Manzur es fiel representante de la gente longeva que caracteriza a su pueblo. Por eso a los 88 años de edad luce tan campante y tiene la energía suficiente para asistir a la apertura de la exposición “Manzur por Manzur, muestra virtual” y al día siguiente en el Auditorio Mayor ‘Carlos Gómez Albarracín’ de la Universidad Autónoma de Bucaramanga repetir la maratón por sus 65 años de trayectoria pictórica.


Desde mayo y hasta finalizar el mes de julio está abierta la muestra en la Casona UNAB ubicada en la esquina de la calle 42 con carrera 35, por lo que esta es una razón de peso para recorrer sus remodeladas instalaciones y deleitarse con las reproducciones salidas de la imaginación, del corazón y del pincel de este gigante de la pintura latinoamericana.

El pasado 31 de mayo, acompañado de su entrañable escudero Felipe Achury, Manzur deleitó a la concurrencia con un repaso virtual de su trabajo, salpicado de tantas anécdotas y recuerdos para ese muchacho hijo de un comerciante libanés, que del Eje Cafetero tuvo que ir a criarse en África y posteriormente en Sevilla y las islas Canarias, en esa España que pasaba de la Guerra Civil a la Segunda Guerra Mundial. Su único juguete en el continente negro era el casco abandonado de un barco que el mar engullía con lenta prisa frente a las costas de Guinea Ecuatorial. Quizás esa fue la inspiración de su serie de “Ciudades Oxidadas”, siendo consciente que el deterioro es una forma de belleza.


Pasó hambre de niño, pero los cuadros del barroco Diego Velásquez y de Francisco de Zurbarán que encontró en los colegios de curas claretianos alimentaron su espíritu y su inspiración. Hoy habla con fluidez y chispa de sus naturalezas muertas, de sus caballos musculosos, de partituras y laudes, de lo tridimensional y lo bidemensional, del tiempo, de su amistad con Enrique Grau, Alejandro Obregón y Fernando Botero, de su estudio, de sus lecciones de astronomía, de la representación, de los trazos y de Honorato de Balzac, apoyándose en el novelista francés para decir que “el arte es una larga paciencia” o en sus propias palabras: “trabajo, trabajo y trabajo…”.


Un dibujante y un romántico, ese es el Manzur que echa mano nuevamente de Balzac para insistir en que “el arte que no asombre no es arte”, mientras un cuarteto de estudiantes del Programa de Música de la UNAB, conformado por Carlos Andrés Torres Vanegas, Julián Andrés Guevara, Sergio Arias Verdugo y Julián Andrés Rey Peñaranda, interpreta con sus violines, violas y chelos una de las cuatro estaciones compuestas en el siglo XVIII por el italiano Antonio Vivaldi.


Detesta que le digan maestro, pero también es aprendiz de mago, porque de las fotografías que ha ido reproduciendo en el telón, pasa a la oscuridad y el silencio como si hubiera concluido su intervención, para emerger el cuadro que con la técnica del óleo sobre lienzo y collage y el título "Primavera", pintó para el rector de la UNAB, Alberto Montoya Puyana, obnubilando al público.


“Manzur por Manzur” no ha pintado el cuadro ideal y está convencido que nunca llegará, pero no por ello dejará de buscarlo. Mientras tanto se muestra dichoso de visitar la UNAB y de que los bumangueses tengan a su alcance esta exposición montada por la docente Gloria Clotilde Oviedo Chávez.


Manzur apura una copa de vino y comparte su filosofía, que es la de todas las actividades humanas: consultar el pasado, desconfiar del presente y proyectarse al futuro. No copiar, sino desdibujar y dar el salto a la creatividad. Habla de sus murales, revive los momentos tormentosos en el colegio, enseña un cuadro de un futbolista, se solaza con sus caballos fantasmagóricos y con los peces que devoran a sus corceles… cuenta que encarga partituras para ser pintadas y no para ser tocadas.


Hasta que aparece la figura de la dama de rojo que dialoga con la Luna y que siempre está en su mente. Baja el tono y adelanta que está concluyendo una exposición sobre el horror experimentado en carne propia por los habitantes de Bojayá (Chocó). El Cristo mutilado. Manzur calla. Suena Vivaldi.


martes, 22 de mayo de 2018

Daniel Samper y ‘Matador’ abrieron las puertas de Ulibro Bucaramanga

(Esta nota la publiqué en ledición 466 de Vivir la UNAB en circulación desdel 18 de mayo de 2018)


Como en esas corridas de toros en las que tras una cerrada ovación acompañada de pañuelos blancos se cortan orejas y rabo, Daniel Samper Pizano y Julio César González ‘Matador’ lograron una faena redonda con su participación en el lanzamiento de Ulibro 2018.

Al periodista bogotano y al caricaturista pereirano únicamente les faltó salir en hombros de los cientos de asistentes que el pasado 25 de abril llenaron el Auditorio Mayor ‘Carlos Gómez Albarracín’ atraídos por la presentación del libro “Camas y Famas”, pretexto oportuno para anunciar los principales atractivos de lo que será la XVI Feria del Libro de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, la cual se llevará a cabo del lunes 27 de agosto al sábado 1 de septiembre.


El mano a mano Samper–‘Matador’, estuvo precedido por las palabras de bienvenida del rector Alberto Montoya Puyana, quien expresó que: “Daniel desde el periodismo investigativo, del que es uno de sus padres, y 'Matador' con su pluma y sobredosis de humor, no han dejado títere con cabeza. Y así en otros lugares los declaren ciudadanos no gratos, los excomulguen o pretendan borrarlos del mapa, aquí en la UNAB les manifestamos nuestro aprecio y serán acogidos cuantas veces quieran visitarnos”.

Agregando que: “Ya decía el periodista y escritor británico George Orwell, que se consagró con la novela “1984” –generadora del concepto de ese “Gran Hermano” que se le aparece hasta en la colada a Mafalda–, que “la libertad de expresión es decir lo que la gente no quiere oír”. Así que pueden quitarse los chalecos antibalas, porque esta mañana estamos para gozarnos el lanzamiento de la Feria del Libro de Bucaramanga, Ulibro, en su versión número 16”.


“Sus libros, columnas y caricaturas, como los del terrible Samper Ospina, no serán llevados a la hoguera. Tengan esa certeza. O al menos mientras permanezcan en este recinto y no les dé por desafiar a los representantes criollos de La Inquisición”, acotó Montoya Puyana.

Antes de darle paso a sus investigaciones y ocurrencias en torno a “las más raras y genuinas historias de amor” reunidas en el libro “Camas y Famas”, escrito por Samper Pizano e ilustrado por 'Matador' en la Colección “Puto Mundo” de Aguilar Editores, el rector anunció que Ulibro 2018 tendrá un costo aproximado de 700 millones de pesos, de los cuales el 30 por ciento proviene de patrocinios y venta de estand, mientras que el restante 70 % son aportes directos de la UNAB a la comunidad bumanguesa y santandereana, “partiendo de la base de que todo el dinero que se invierta en educación y cultura es aprovechado por los miles de niños, jóvenes y adultos que desde 2003 cada año se preparan para disfrutar este banquete en el que no hay distingo de condiciones sociales y económicas”.


El rector manifestó que el cartel de invitados a Ulibro está encabezado a nivel internacional por el escritor, periodista y guionista cubano Leonardo de la Caridad Padura Fuentes (1955), reconocido por su novela “El hombre que amaba a los perros”, basada en la historia del asesino de León Trotsky, y otras como “Fiebre de caballos”, aparte de la zaga policíaca del detective Mario Conde conformada por “Pasado perfecto”, “Vientos de cuaresma”, “Máscaras”, “Paisajes de otoño”, “Adiós Hemingway”, “La neblina del ayer”, “La cola de la serpiente”, “Herejes” y “La transparencia del tiempo”. También vendrá su compatriota Atilio Jorge Caballero Menéndez (1959), poeta, narrador y dramaturgo, quien hizo la adaptación de la novela “En el brazo del río” –de la periodista Marbel Sandoval– cuya puesta en escena fue realizada el pasado 23 de marzo en el Auditorio Mayor de la UNAB.

La lista de invitados nacionales la abre el escritor y columnista del diario El Espectador, el medellinense Héctor Joaquín Abad Faciolince (1958), autor de “Angosta”, con la que ganó  el premio a la mejor novela extranjera en China, y “El olvido que seremos”, con la que obtuvo el premio de la Casa de América Latina de Portugal. También es autor de “Tratado de culinaria para mujeres tristes”, “Fragmentos de amor furtivo” y “La oculta”.


Otro nombre conocido por los asistentes a Ulibro es el del bogotano Juan Gabriel Vásquez (1973), autor de “Historia secreta de Costaguana”, “Las reputaciones”, “La forma de las ruinas”, “Alina suplicante” y “El ruido de las cosas al caer”, con la que ganó el Premio Alfaguara de Novela. Y el quindiano Vladimir Flórez ‘Vladdo’ (1963), caricaturista de la revista Semana, creador del personaje “Aleida” y de “Un pasquín”, retornará a Ulibro.

Los demás invitados confirmados hasta el momento son el ministro de Salud, Alejandro Gaviria Uribe (1965), autor de “Hoy es siempre todavía”; el bogotano Mario Mendoza (1964), reconocido por su novela “Satanás”; la caleña Pilar Quintana (1972), autora de cuentos como “Caperucita se come al lobo”; la también vallecaucana Amalia Andrade Arango (1986), las bogotanas Elisa Estévez (1999), Sandra Bessudo Lion y Gloria Susana Esquivel (1985), entre otros.


Ulibro 2018 conectará la literatura con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que fueron trazados por la Organización de Naciones Unidas, ONU. Los protagonistas del afiche de este año son un pez y un libro bajo el lema: “Leer para vivir”. El pez –según Erika Juliana Suárez Ortiz, directora de Ulibro significa el crecimiento económico, los recursos naturales y el medio ambiente, que son la base del desarrollo de la humanidad. Por su parte, el libro ‘Sabiduría Infinita’ fue tomado de la escultura realizada por Ricardo Alipio Vargas para La Casona, nueva sede de la UNAB ubicada en la esquina de la calle 42 con carrera 34.

De camas, famas y mucho más

La charla entre Samper Pizano y ‘Matador’ fue moderada por el director de la Oficina de Comunicación Organizacional de la UNAB, Luis Fernando Rueda Vivas, quien presentó el libro que reúne diez historias de amor, “episodios escandalosos que la historia oficial procura ocultar o que nadie se ha interesado poner sobre la mesa porque su pesquisa resulta difícil”, como advierte el escritor, que para esta obra contó con las ilustraciones del caricaturista del diario El Tiempo, en esta ocasión acompañado por un escolta y con chalecos antibalas debido a las amenazas que ha recibido por quienes no entienden qué es la libertad de expresión.


Daniel Samper empezó agradeciendo la invitación, diciendo: “Estamos muy contentos de estar nuevamente aquí y aspiramos a volver. Hemos visto el crecimiento en todo sentido de Ulibro. En un principio cuando hizo los primeros ‘disparos’ la Feria, el argumento era que había que ayudarles porque tiene mucho mérito hacer una feria de libro fuera de Bogotá, hoy uno tiene pánico si no está en la lista de los convidados. Ahora es un toque de alarma que no esté uno invitado a Ulibro. Es satisfactorio ver que crece el prestigio y la importancia de la Feria, aunque los personajes que vengan sean algunos como ‘Matador’", quien capoteó con una carcajada este comentario jocoso de su colega y amigo.

Entonces Samper Pizano dijo que su libro obedece a la intención de subsanar el olvido en que ha quedado la enseñanza de la historia en el país. “No hay nada más peligroso que ignorar u olvidar uno de dónde viene. Por olvidarlo los colombianos hemos padecido mucho más de lo que merecíamos. Entonces cuando me di cuenta de que las generaciones que seguían a la mía ni siquiera habían pasado por Henao y Arrubla, que no era tan complicado hacerlo, me di cuenta que es que no se enseñaba la historia de Colombia y resolví escribir un tratado de historia de Colombia como lo podía hacer yo, con un poco de humor, aporté los elementos que conozco como periodista y como aficionado a la historia, luego los que tengo como escritor de humor. Entonces escribí un primer tomito que llegaba solo hasta la independencia de ‘histeria’ de Colombia. Le fue muy bien y de la editorial me propusieron alargarlo hasta la fecha. En ese momento no me acuerdo si estábamos en la ‘dictadura’ de (César) Gaviria o la de Samper (se refiere a su hermano Ernesto que fue presidente de Colombia de 1994 a 1998). Lo cierto es que escribí ese segundo tomo y una de las cosas que me ha dado más placer como escritor es saber que muchos profesores lo tienen como texto y como una manera de aproximarse a la historia de un país desconocido para muchos de los nuevos ciudadanos que se llama Colombia”.


El éxito de ese trabajo lo llevó a escribir “Si Eva hubiera sido Adán” –referido a la primera parte de la Biblia–, ilustrado por el argentino Roberto Fontanarrosa, después “Breve historia de este puto mundo”, y luego tomó cuerpo la idea de continuar haciendo historia con humor como mecanismo para que lectores que no habrían llegado nunca a estos temas, se vinculen a ellos y “De Camas y Famas” es el resultado, “una mezcla de Soho y de historia seria” porque empieza con la parte íntima de lo que sucede en una alcoba para pasar a las circunstancias de personajes como la escritora británica Virginia Woolf, el sultán otomano Solimán ‘El Magnífico’ o el cavernario presidente cartagenero Rafael Núñez, y de allí a los entretelones de la historia.

Recuento después del cual ‘Matador’ le señaló que “habla más que Marta Lucía Ramírez”, haciendo alusión a la candidata a la Vicepresidencia de la República. El caricaturista afirmó que sus pensamientos sí son cortos y profundos, pero a pesar de ello se siente orgulloso de llevar una vida profesional de pareja con Daniel Samper, quien así escribiera un tratado de física nuclear le pediría al pereirano que lo ilustrara.


Por cierto, Samper aseveró que el secreto para quienes quieran escribir y atreverse a publicar un libro, “es leer mucho. Y no conozco a nadie que sin leer, escriba bien. O uno lee mucho y luego escribe, o termina de caricaturista”, poniéndole una banderilla en el morrillo a su interlocutor. “Antes de hacer una caricatura también hay que leer para tener el contexto, porque si no del lápiz no sale nada. Hay muchos periodistas que salen de las facultades y no saben leer ni redactar. Esa falencia se debe a que no leen, porque se acostumbraron a que todo les llegue por las tabletas o los celulares, aparatos que hacen mucho daño”, respondió González.

Vino el cambio de tercio y ‘Matador’ salió del burladero para ponerle otro par de rehiletes al santandereano Alejandro Ordóñez, diciendo en tono irónico que el exprocurador jamás perseguiría homosexuales, refiriéndose a la viñeta del capítulo sobre el escritor y poeta irlandés Oscar Wilde, acorralado por sus escogencias sexuales. “Yo soy de las juventudes ordoñistas”, reveló ‘Matador’ en mamadera de gallo, sabiendo que se ha gozado cuanto ha querido al abogado de calzonarias que le dedicó su tesis a la Virgen María.


En el terreno del amor por la lectura, Samper Pizano reflexionó: “Así como existía el dicho de que la letra con sangre entra, yo creo que la letra con humor entra mejor y duele menos”. Según este hincha santafereño, “por más que existan el powerpoint y todos los recursos que se quiera, no hay mejor vehículo para enseñar que un buen profesor, que es irremplazable”, ganándose el aplauso de los asistentes.

En la arena de las redes sociales que propician todo tipo de calumnias, afrentas y barbaridades, Samper Pizano dijo que sigue siendo una calamidad ver tantas noticias falsas e insultos en Colombia. “Las redes sociales son una cloaca, pero terminan siendo el reflejo de lo que somos como colombianos. Por ejemplo yo hago una caricatura de Álvaro Uribe Vélez y el primer comentario es que muy bien y que le dé duro a ese man. Después vienen los que lo defienden y me dicen que soy un hijueputa, y uno sabe que su autor es un uribista porque lo escriben sin h. Luego más insultos y en el comentario diez empiezan a pelear entre ellos y retarse a que se den machete. Pero eso es el reflejo de la intolerancia y el hecho de acabar con el que no piense igual a uno. Lo que en el fondo uno querría es que fuesen un lugar de debate, pero son una cloaca”, acuñó ‘Matador’.

Las miradas se dirigieron a la traductora de señas, a quien manifestaron su agradecimiento por su agilidad para reproducir los horrores de ‘Matador’ sobre Uribe, Ordóñez, Paloma Valencia o Germán Vargas Lleras. Tanto que le propusieron un trío de espectáculo para sus próximas correrías. “La demanda contra ‘Matador’ fue muy justificada, pero la que presentó la asociación de criadores de cerdos porque no les gustó la comparación con el candidato Iván Duque”, sostuvo Daniel Samper.“El poder no puede con el humor, porque el humor lo desnuda como simulacro que es. ¿Cómo lucha usted contra una caricatura? O matando o amenazando al dibujante, lo cual es una forma de censura”, aportó ‘Matador’, quien debido al chaleco antibalas que usa desde el 3 de abril ha bajado tres kilos de peso. “Ya no nos matamos como en la época de la violencia partidista, pero sí asesinamos moralmente en Twitter a la gente que no nos gusta”, dijo González, contando que cada día hace tres caricaturas porque lo bueno de vivir en Colombia, “es que un mierdero más grande tapa a otro mierdero. Quedarse en blanco no es opción en este país”.

Así, entre vítores de casi todos los tendidos, declaraciones a los periodistas de los medios locales, autógrafos con dibujos de marranitos y fotos con los diestros que a modo de revoleras soltaron sus más afilados apuntes, pasadas las 12:30 del mediodía terminó la jornada de la mañana, para tranquilidad de la directora de Ulibro, Erika Juliana Suárez Ortiz, quien les tenía dispuesto un almuerzo, y para sosiego de quienes soportaron la faena haciendo de tripas corazón.

La jornada se reanudó con una charla de hora y media con este periodista sobre el uso de la lengua castellana dado que el 23 de abril fue la celebración del Día del Idioma, en la que en esencia Daniel Samper Pizano insistió en que hay que luchar por nuestro idioma, sin posar de puristas o dárselas de sofisticados. “Hay que hablar y escribir decorosamente para que nos entiendan. El mayor patrimonio cultural que tenemos es nuestra lengua. Yo en materia de gramática y en materia de sexo, creo en la higiene, no en la pureza. No se pide que hagan un tratado de ortografía o sobre el uso del gerundio, pero esta recomendación es válida para todas las profesiones, no solamente para los comunicadores. Defiendan su idioma. Ustedes son los dueños y tienen los derechos y la obligación de hacerlo. El español se beneficia protegiéndolo de los intereses que intentan golpearlo, encabezados por tanto extranjerismo”.

A Samper Pizano le fascinan las palabras esdrújulas, así la gran mayoría de los asistentes no tengan las más remota idea de cuáles son. Zócalo es su preferida, aunque las dos que lo llevan al clímax son: “Amparo Grisales”. Esta fue la estocada, sin que Daniel saliera empitonado.

domingo, 20 de mayo de 2018

Fajardo, el matemático


(Esta nota la publiqué en la edición 466 de Vivir la UNABen circulación desdel 18 de mayo de 2018)


“No olviden que Fajardo es la opción”, manifestó entusiasmado el candidato presidencial por la Coalición Colombia (conformada por el Polo Democrático Alternativo, la Alianza Verde y el movimiento Compromiso Ciudadano) al concluir su participación en el ciclo de “Foros para la democracia” llevado a cabo el pasado viernes 20 de abril en el Auditorio Mayor ‘Carlos Gómez Albarracín’. Luego tres centenares de personas, la mayoría jóvenes, lo rodearon para tomarse una foto y alentarle con el grito de “¡Un profesor!, ¡un presidente profesor!”.

Sergio Fajardo Valderrama estuvo una vez más en la Universidad Autónoma dBucaramangcon su vestimenta característica de camisa blanca, bluyín sin correa, zapatos informales de gamuza y cabellera abundante. Esun matemático de profesión que ha incursionado en la administración pública siendo alcalde de Medellín (2004-2007) y gobernador de Antioquia (2012-2015), lanzándose en 2010 como fórmula vicepresidencial de su colega Antanas Mockus, y en esta ocasión haciendo dupla con la senadora Claudia López Hernández. Fue columnista de los diarios El Espectador y El Mundo, subdirector de El Colombiano, además de registrar una descollante carrera como profesor en las universidades Nacional y de los Andes.


A punto de cumplir 62 años de edad este mes de junio, vino a la UNAB acompañado por su esposa, la psiquiatra Ana Lucrecia Ramírez, y por el senador electo Leonidas Gómez, para atender las preguntas que durante una hora y treinta minutos le formularon los docentes Wilson Javier Sandoval, Juan Carlos Ordóñez y Juan Carlos Gutiérrez Tibamoso.

Empezó refiriéndose a su plan de desarrollo para el que convocaría a las universidades públicas y privadas, a los empresarios y a la clase parlamentaria para discutir públicamente con presupuesto en mano cuáles son las obras de infraestructura prioritarias para Santander y Colombia. Por eso no se comprometió con vías y responsabilidades específicas, pero sí habló del escándalo generado por los sobornos repartidos por la constructora brasileña Odebrecht para decir por qué no están funcionando la navegabilidad del río Magdalena y la Ruta del Sol, ejemplos de la corrupción que ha campeado en Colombia y que se ha apropiado indebidamente de cerca de 50 billones de pesos, según cifras de la Contraloría General. “Yo puedo prometer aquí todas las vías y si no hay plata, entonces después la gente queda contenta pero termina con una frase que es muy oída en este país: ‘todos son iguales, prometen y no cumplen, todos son ladrones’. Eso no es cierto, pero casi cierto. Ese es el reto que nosotros tenemos”.


Explicó que por llevar a cabo esa labor de una forma seria es que como gobernador de su departamento pudo implementar un plan de trabajo en los 125 municipios, “en el que todo el mundo sabía qué estábamos haciendo en cada municipio, cuáles eran los recursos, por qué hacíamos este acueducto o esa vía terciaria sí y esa otra no, y no para pagarle un favor al alcalde para que fuera a su finca. Así es como se gobierna y esa manera de gobernar es la que cambia las cosas”. Desde su punto de vista, lo primero que debe garantizar un presidente es que no se roben un peso más, porque todo dinero que se pierde se lo están quitando a las escuelas, hospitales y carreteras. Aprovechó la ocasión para sacar pecho por los logros de su gestión como “Medellín, la más educada” y “Antioquia, la más educada”, comprendiendo bajo ese conceptos no solo la educación como tal sino también ciencia, tecnología, innovación, emprendimiento y cultura, no para mejorar puntualmente en matemáticas sino para cambiar la mentalidad de las personas y transformar la sociedad, disminuyendo de paso la deserción estudiantil y formando más maestros.

De la misma forma que está convencido que todas las comunidades colombianas deben contar con agua potable, considera que el Internet es una necesidad urgente, sumando recursos municipales, departamentales y nacionales. “Hay que garantizar que la gente participe, no necesariamente en la construcción, pero sí por ejemplo en el diseño y que esté involucrada en lo que está pasando allí. La comunidad es la que mejor cuida los recursos y entre más ojos vean menos chance hay de que nos sigan robando”, manifestó.


La ampliación de sus propuestas está en las 195 páginas de su libro “El poder de la decencia. Ideas sensatas para un país en busca de confianza”, en el que advierte que en él “no hay un vano ejercicio de optimismo, sino un pensamiento que enlaza el rigor de la lógica matemática con la capacidad para crear conexiones entre ciudadanos de carne y hueso. Hay coherencia y sentido común o, lo que es lo mismo, no hay soluciones fáciles ni demagogia”.

“La corrupción se derrota de múltiples formas: la más importante es votando para ver a quiénes elegimos. Porque la corrupción entra por las elecciones y de eso que no nos quepa la menor duda. Todos esos que tenían que ver con Odebrecht, hay que saber que esa empresa aporta y después cobra. La corrupción es como una cortina negra y detrás están negociando, mientras que transparencia es que no hay ninguna cortina y estamos discutiendo de cómo van las cosas. Que se vean y que cada quien pueda preguntar dónde está la plata”, acotó.


Explicando a sus interlocutores que le exigían ser concreto,que para ello debía elaborar sus respuestas –saliéndosele todo el tiempo el profesor que lleva por dentro–, Sergio Fajardopasó al tema de las relaciones con Venezuela y con contundencia aseveró que: “La primera obligación de Colombia es denunciar ante la comunidad internacional la dictadura del siglo XXI del señor (Nicolás) Maduro, y dictadura significa que se han violado todos los procedimientos de la democracia. Nosotros como país tenemos una obligación ética y solidaria con el pueblo venezolano, porque sabemos de los millones de colombianos que se fueron a vivir a ese país porque había riqueza y desde allí mandaban los recursos para mantener a sus familias en Colombia. Además muchos de los que están viniendo ahora a nuestro país debido a la crisis humanitaria, son de origen colombiano. Debemos ser solidarios con todos ellos”.

Pasando al tema del medioambiente y los proyectos de explotación minera, Fajardo Valderrama enfatizó sobre la principal fuente hídrica de Bucaramanga y el área metropolitana,  que “no debe haber minería en Santurbán, es un páramo y está protegido”, agregando que hay que buscarles una ruta de transición a las comunidades y determinar los proyectos sustitutivos donde se vaya a intervenir y pensar en aspectos como el pago por servicios ambientales, que tendrá que salir del bolsillo de los habitantes de la capital santandereana y de los grandes consumidores de agua. Aclaró que los páramos son ecosistemas tan frágiles que hay que analizarlos de manera integral por encima y por debajo de la línea imaginaria que finalmente se determine, anotando que está de acuerdo con las consultas populares.


La paz y los acuerdos logrados en Cuba por el Gobierno de Juan Manuel Santos con la guerrilla de las Farc también fue un capítulo planteado en el foro. “Yo voté por el Sí y volvería a votar por el Sí. De eso no tengan ninguna duda. Es mi convicción profunda que tenemos que construir la paz en Colombia. Ahora, se han cometido errores en ese proceso y el primero es que durante cuatro años se estuvo negociando en La Habana bajo la premisa de que no había nada acordado hasta que todo estuviera acordado, pero nunca en Colombia se nos hizo una pedagogía cívica acerca de qué significa la paz, qué es resolver conflictos o qué tratamiento se les debe dar a las víctimas. Al final nos dijeron que bajáramos de Internet el documento para estudiarlo, y mire el resultado: que ganó el No”. Fajardo confía en una negociación con los comandantes del Ejército de Liberación Nacional (Eln), pero recalca que hay que ponerle un límite de tiempo.

La racionalidad por un lado, y el exceso de cautela a la hora de ‘lanzarse al agua’ por el otro, son dos de las principales características de Fajardo Valderrama, pero asegura que por encima de lo que pueda suceder con la captura de ‘Jesús Santrich’ –y que si es hallado culpable de narcotráfico debe ser condenado ejemplarmente–, “los acuerdos de paz es ponerle fin a cincuenta años de guerra, de muertos y de cadenas, y lo que estamos haciendo es superar eso”.


El candidato presidencial ‘paisa’, que figura en tercer lugar de las más recientes encuestas detrás del derechista Iván Duque Márquez y del izquierdista Gustavo Petro Urrego, aspira a que el 7 de agosto del año 2022 entregue el poder a su sucesor, convirtiéndose en rector de una universidad para trabajar con los jóvenes emprendedores, buscándoles oportunidades dignas de trabajo con el apoyo del sector empresarialy enfocándose al desarrollo regional, para que al terminar sus estudios no queden en el aire.

Fajardo se mostró partidario de liquidar el programa ‘Ser pilo paga’, respetando los derechos de los actuales beneficiarios, “porque cubre un número reducido de estudiantes con un presupuesto extraordinario (800 mil millones de pesos al año), y eso desde la perspectiva de la inversión de la sociedad en la formación de las personas termina siendo una forma limitada de intervenir con un grupo de personas muy buenas pero con una cantidad de recursos que nos permitirían atender a un montón de personas en una sociedad que tiene la necesidad de ampliar, y ese es uno de los retos, la cobertura de la educación superior y de la educación superior pública”. Lo denomina “Plan Educación Colombia”, para lo cual convocará a la comunidad internacional y a los ‘cacaos’. “En el planeta entero van a ver a Colombia no por la serie de Netflix con uno que viene de la tierra que yo vengo, sino por ser el país que le apostó a la educación contra toda esa violencia, y yo voy a ser el presidente de ese país”, apunta.


Por último, comentó que de cada diez personas que están en edad de jubilación solamente dos reciben la pensión y el desafío es pasar a diez formalizando la economía para que esos colombianos puedan cumplir con sus aportes. Y por nada del mundo subiría la edad para pensionarse, que hoy día es de 57 años para las mujeres y 62 años para los hombres. En eso se comprometió con su ‘nuevo amigo’ el senador Jorge Robledo y lo reiteró en la UNAB.



sábado, 19 de mayo de 2018

Richie Flores, el conguero más rápido del mundo


(Esta nota la publiqué en ledición 466 de Vivir la UNAB en circulación desdel 18 de mayo de 2018)

El día que Richie Flores no ensaye al menos tres horas es porque está postrado en una cama. De resto, este puertorriqueño considerado como el conguero más rápido del mundo vive y muere por ese instrumento de percusión que le ha permitido tocar con Rafael Cortijo, fundador del Gran Combo de Puerto Rico, compartir tarima con Héctor Lavoe e Ismael Rivera y deleitar en la propia Casa Blanca al por esos días presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, para solo referenciar unos cuantos de sus logros.

¿Pero qué tiene que ver Flores con Bucaramanga o por qué razón estamos hablando de él? Sencillamente a que en la noche del pasado 17 de abril se presentó en el Auditorio Mayor ‘Carlos Gómez Albarracín’, sin que muchos se dieran por enterados.


Invitado por la Fundación Artenor, de Cúcuta, y el Programa de Música de la Universidad  Autónoma de Bucaramanga (UNAB), Flores sostuvo una animada charla con el periodista Giovanni Pava, quien logró sacarle lágrimas desde el primer minuto cuando proyectó fotografías en blanco y negro de su infancia mientras su padre le enseñaba a un hermano mayor y el niño Richie miraba con atención para pronto convertirse en el prodigio que es cuando está frente a cinco tumbadoras y a una velocidad inusitada le arranca las más variadas tonalidades y sonidos a este instrumento membranófono de origen africano sin el cual la salsa y el merengue no tendrían razón de existir.

Flores se emocionó al ver esos recuerdos del álbum familiar tanto en su tierra borinqueña como en Nueva York, ciudad en la que en un incendio falleció su madre cuando éste apenas tenía cuatro años de edad. Dando saltos de negativos trajinados a videos descoloridos, y con la sencillez que caracteriza a quien a toda hora está agradeciendo a Dios, Richie contó que ha formado parte de agrupaciones (en concierto o grabando discos) con Israel López Cachao –inventor del mambo–, Eddie Palmieri, Tito Puente, Óscar De León, Ray Barreto, Servando y Florentino, Gloria Estefan, Roberto Roena y Don Omar.


Sin embargo, su sueño hecho realidad fue tocar las congas en “La negra tiene tumbao”, con el cual la cubana Úrsula Hilaria Celia Caridad Cruz Alfonso, más conocida como Celia Cruz o “La reina de la salsa”, ganó sus dos primeros premios Grammy.

Pero una cosa es narrar sus experiencias y otra hacer sonar esos instrumentos catalogados en la escala de agudos a graves, empezando por requintos y quintos, y pasando por el macho, llegando a la hembra y terminando en la retumbadora o mambisa, reconocida porque es la que tiene el cuerpo más ancho de todas.

En ese campo de la demostraciónRichie Flores acabó de deslumbrar a los pocos estudiantes, profesores y músicos de la ciudad que se inscribieron en la clase magistral que les dictó haciendo caso omiso del reloj e incluso quedándose sin comer, porque a la hora de la culminación (10:15 pm) y mientras recogían los instrumentos, el restaurante donde le esperaban ya estaba cerrado.


Empezó por revelar sin mezquindad sus ejercicios de calentamiento y narrar detalles de su rutina diaria que incluye cocinar, jugar baloncesto, ir al cine, caminar por la playa e incluso combinar su gorra con el bluyín roto, la camiseta y las gafas adecuadas para esta ocasión.

Acompañado por una agrupación de docentes, graduados y alumnos, Flores fue calentando motores, elevando su vuelo y en menos de un abrir y cerrar de ojos se convirtió en la turbina de un bombardero. La velocidad de sus manos alcanzó niveles insospechados, mientras los asistentes se codeaban, grababan con sus celulares e incluso se preguntaban si lo que ellos hacen al menos le da por los tobillos. Más parecía una sesión de hipnotismo en la que Richie se sollaba -como dicen los músicos en su argot- y el público entraba en trance.


Pareciendo un aprendiz, daba un golpe, dejaba pasar un segundo y luego otro golpe. Repetía para que todos se fijaran en lo que hacía y posteriormente se iba desdoblando como si alguno de sus ancestros bantúes se apoderara de su mente y de sus manos. Y de su corazón, porque Flores toca con el corazón y así asegura que hay que hacerlo.

Como alma que lleva el diablo y cuando nadie lo sospechaba, de repente congelaba sus movimientos, pedía más agua sin gas, apuraba un sorbo de café o se secaba el sudor con una servilleta. Y seguía adelante. Entonces invitaba no solo a que le formularan preguntas, sino a que también se subieran a tocar bajo su tutela, como si fuera tan fácil seguir los pasos de este superdotado.


Venía otra pausa para recomendarles que además de necesario, no les debe dar pena usar el metrónomo que les indica el pulso o tiempo de las composiciones musicales. Como una especie de Usain Bolt de la percusión, Flores otra vez se aceleraba, haciendo muecas, frenando en seco, diciéndoles “sencillo, ¿no?”, y con espontaneidad pero también con franqueza advirtiéndole a un voluntario que su arranque parecía más bien el de los pasos que da Pedro Picapiedra para arrancar su troncomóvil. Sugiriendo entonces que de lo que se trata es de no parar de ensayar y luego innovar, poniéndole su sello personal a cada presentación.

Impronta que dejó con la boca abierta a los asistentes cuando les mostró en qué consiste ‘la hélice’, su más reciente creación en la que cruza las manos y registra una velocidad que difícilmente una sofisticada cámara fotográfica puede congelar.


“Familia”, así les decía a sus colegas, extrañando que las congas que le consiguieron no fueran de la marca Pearl, que él representa. Soltaba entonces una crítica a los gobernantes del mundo que se empecinan en llevar el planeta al borde del colapso, volvía a inspirarse en el creador y hasta con un dedo hacía sonar las tumbadoras. La improvisación continuó hasta que los organizadores le recordaron que debían madrugar para viajar a Cúcuta. Esta fue la única excusa que sirvió para que se quedara quieto el conguero más rápido del mundo, que se gozó la clase como si realizara una prueba para ser fichado por Emilio Estefan y Andy García.

La gracia de Richie, si las anteriores no fueran suficientes, es que hace del ejercicio más complicado una tarea de infantes, y como en la propaganda de los conejos de Duracell, tiene energía y talento para largo rato. “La música es para alegrar la vida y sin ella no existiríamos. Es una medicina de Dios”, me dice, mientras César Grimaldos apaga las luces del Auditorio pero el eco de las congas sigue retumbando.


martes, 1 de mayo de 2018

Humberto De la Calle, un liberal que no da su brazo a torcer por la paz

(Esta nota la publiqué en la edición 465 de Vivir la UNABen circulación desdel 20 de abril de 2018)

Humberto de la Calle Lombana camina por la cuerda floja de las encuestas, en las que lo máximo que ha marcado es un escaso seis por ciento de favorabilidad. Sin embargo este abogado liberal nacido el 14 de julio de 1946 en Manzanares (departamento de Caldas) sigue dispuesto a dar la batalla por la Presidencia de la República, con el propósito central de consolidar los acuerdos con la antigua guerrilla de las Farc y que Colombia logre consolidar la paz.


Como experimentado negociador en procesos Gobierno-Subversión, su pellejo ya está curtido y por más que periodistas y críticos intenten sacarlo de casillas no lo logran. Ni siquiera la guerra interna que hay en su Partido Liberal, cuyos ‘caciques’ en lugar de apoyarlo decididamente están más preocupados por ver a qué otro candidato con mayor opción se arriman y qué tajada pueden sacar, imitando la actitud que por décadas ha caracterizado a sus rivales conservadores.

De la Calle estuvo en la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB) el pasado viernes 6 de abril como invitado a los “Foros para la democracia”, abriendo el ciclo de aspirantes en esta recta final cuya primera vuelta se cumplirá el domingo 27 de mayo próximo. Su llave a la Vicepresidencia es Clara López Obregón, economista bogotana que se ha desempeñado como ministra de Trabajo y alcaldesa encargada de la capital colombiana, obteniendo cerca de dos millones de votos cuando en 2014 se lanzó como candidata presidencial por el Polo Democrático.

De la Calle es un hijo de la violencia en Colombia. A temprana edad tuvo que huir de su tierra natal por causa de la guerra. “Sus triunfos son los logros de un docente de provincia. Estudió en una universidad pública, donde fue un empoderado de la causa: al punto que lo detuvieron en diversas ocasiones por velar por una educación pública de calidad”, expresa su página oficial.

Con la fuerza del ‘No todo vale’, dice que sueña con un país de oportunidades, que ataque la corrupción y lleve seguridad, educación, salud, justicia, gobierno y democracia a cada rincón de Colombia: “Un país donde quepamos todos”.

Otra de sus cartas de presentación es el extenso recorrido que lo ha llevado de ser juez municipal a magistrado de la Corte Suprema de Justicia, registrador nacional, representante del Gobierno ante la Asamblea Nacional Constituyente del 91, ministro de Gobierno, embajador en Reino Unido, España y la OEA, vicepresidente de Colombia del 94 al 96 –cuando le pidió a Ernesto Samper Pizano que renunciara debido al escándalo del llamado ‘Proceso 8.000’–, y de 2012 a 2016 como jefe del equipo negociador Gobierno-Farc.

De la Calle atendió los interrogantes de los profesores Wilson Javier Sandoval Montañez, Xiomara Karina Montañez Monsalve y la directora de Vanguardia Liberal, Diana Saray Giraldo, y esto fue lo que dijo–entre otros asuntos– sobre infraestructura, medioambiente, lucha contra la corrupción y, por supuesto, su empecinado esfuerzo por avanzar hacia un país distinto.

Previamente el rector de la UNAB, Alberto Montoya Puyana, manifestó que con los Foros para la democracia” la Universidad ofrece a los estudiantes, docentes y administrativos la posibilidad de escuchar de viva voz las propuestas de los candidatos para que cada quien de manera libre y autónoma tome la decisión que considere más adecuada.

De la Calle empezó subrayando que no venía a pedir el voto ni aplausos efímeros, sino a reflexionar especialmente con los jóvenes, muchos de los cuales son escépticos o alérgicos a la política y a hacer valer su derecho a elegir. Se refirió entonces al atraso que tiene Santander en materia de carreteras, diciendo que a pesar de la ubicación estratégica del departamento, paradójicamente ha quedado marginado de los grandes desarrollos que se han visto en otras regiones, además de circunstancias fortuitas en los cierres financieros y escándalos como el de Odebrecht. “Hay que aplaudir la consecución de las vías 4G, pero ahora vamos a tener urgencias distintas: la clase dirigente colombiana se equivocó una y mil veces impidiendo la reforma rural. Lo que cometimos fue un acto de miopía enorme porque eso fue lo que contribuyó a perpetuarun conflicto que nació en el campo. Por eso la reforma rural es esencial y lo que quiero es priorizar las vías terciarias porque allí hay un desafío que es tanto o más importante que las vías 4G. Debemos desatascar la economía campesina, que en muchos casos es bastante productiva, y brindarle acceso a los mercados”.Entonces expuso que una obra fundamental para Santander y para Colombia es la navegabilidad del río Magdalena, porque hoy día vale más transportar un producto de Cartagena a Bogotá que de España a este país.

Se refirió a la búsqueda de energías distintas, a la tendencia mundial que llevará a la desaparición de los vehículos particulares como medio de transporte y al fracaso de los sistemas de transporte masivo no solo en Bucaramanga sino en Bogotá y otras capitales partiendo de los propios estudios de factibilidad. Admitió que es prácticamente imposible vencer a la fuerza fenómenos como el mototaxismo y se necesitan unas medidas sociales, reconduciéndolos e insistiendo en que el Estado debe continuar con el mejoramiento de los sistemas de transporte razonables y dignos.

En cuanto a las relaciones con Venezuela y la crisis generada por los miles de ciudadanos de ese país que han migrado a Colombia, sostuvo que hay que ser generosos y recíprocos con los venezolanos, recordando además cuando miles de colombianos buscaron futuro pasando la frontera. “La fuente de esto es (Nicolás) Maduro, que es un dictador y de eso no hay duda. Él está violando la Carta Democrática Interamericana y por lo tanto un cambio de régimen no solo es útil para los venezolanos sino también para la región. Lo que no me parece bueno es que se presione al Gobierno colombiano diciendo que ha sido mudo o no suficientemente macho, porque ese es un error y ese es el ‘papayazo’ que necesita maduro. El cambio tiene que ser por la vía del Derecho Internacional –porque lo que hay es una violación masiva de los derechos humanos- y por la acción multilateral. Colombia no debe dejarse provocar para acciones intrépidas unilaterales… y menos una aventura militar ni tampoco una invasión como piden algunos porque un Vietnam en Sudamérica nos acaba”, dijo. De paso calificó como desastrosa y vacilante la administración del anterior secretario de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, y se mostró partidario de una intervención humanitaria para la que hay condiciones pero implica riesgos si atiende a intereses económicos.

Demostrando sus conocimientos geopolíticos y su carácter, ratificó que no se arrepiente “de una sola coma” de lo acordado en La Habana (Cuba) entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc. “Lo hice con pleno rigor y responsabilidad. Soy solidario y tengo un agradecimiento con el presidente por haberme permitido una tarea que ha sido de las más enaltecedoras de mi vida, con todo y el palo que me han dado, pero eso es secundario. Yo cumplítambién una tarea a nombre de la sociedad colombiana para tratar de terminar un conflicto”. Por eso precisó que no pueden ponerlo contra la pared por las políticas de Santos, porque formalmente no hizo parte de su gobierno, “con el que tengo algunas afinidades y también diferencias”.

Agregó que está tranquilo con lo que hizo y que seguirá fervientemente ligado a la consecución de la paz en Colombia. “Lo que había que hacer era ahorrarle a Colombia sufrimiento, a riesgo de sentarse a hablar con unos criminales espantosos. Pues claro que lo son, aunque tampoco son los únicos… La paz es lo que tenemos que hacer ahora y no echar para atrás”. Los acuerdos con las Farc no se pueden reestructurar, acotó, “porque en el pasado cuando el Estado se ha echado para atrás lo que ha hecho es reabrir frentes de violencia. Lo que hay es que seguir para adelante”. Y les informó a sus interlocutores que Colombia es el único país del mundo que a través de leyes empezó a reparar antes de terminar la guerra con el desafío enorme de ocho millones de víctimas.

Con respecto al Páramo de Santurbán, recalcó que “en un esquema de protección del ambiente la respuesta tiene que ser: no a minería en los páramos ni actividades de carácter productivo como desarrollos agrícolas, pero al ir a la realidad la delimitación no se ha podido hacer. Luego lo que hay que hacer acuerdos nacionales para que sea compartida la idea de que no es posible la minería de metales en los páramos, después un proceso participativo para lograr la delimitación a través de mecanismos técnicos. A partir de allí un compromiso para que se vuelvan lugares sagrados y por eso apoyo a los movimiento sociales que han defendido a Santurbán y lo que está pasando en otras partes. Soy partidario de las consultas populares y la voz de la comunidad tiene que pesar. No basta con decir eso es ilegal y darles la espalda”.

Acotó que: “Yo no le jalo al fracking a ciegas y no podemos embarcarnos en eso sin el conocimiento de la geología y de la posibilidad de daños”.

Sobrel tema de la corrupción, aseveró que todos los partidos políticos en Colombia han padecido problemas y el Liberal no puede negarlo. "Este sistema nos va a naufragar su seguimos por esta vía. Yo propongo renovar ese partido y los demás, porque tampoco es el único dueño de la corrupción". Entonces si es presidente, anuncia que acabará con la 'mermelada' y el que llegue a exigírsela, no solo lo denunciará sino que tendrá que volar de su vecindario.

“Yo tengo el suficiente talante para buscar soluciones para Colombia”, concluyó De la Calle y en calma se marchó.